Javier Hidalgo (izq.), consejero delegado de Globalia, y Michael O´Leary, CEO de Ryanair

Javier Hidalgo (izq.), consejero delegado de Globalia, y Michael O´Leary, CEO de Ryanair

Empresas

Javier Hidalgo, contento con su 'javito': "Ahora damos gracias por no haber entrado en la T4"

El consejero delegado de Air Europa se felicita por tener en las terminales 1, 2 y 3 conexiones más rápidas en el marco de su alianza con Ryanair.

Noticias relacionadas

El acuerdo entre Air Europa y Ryanair es un golpe en el estómago para Iberia. La aerolínea de bandera española ha dedicado mucho tiempo y esfuerzo en defender su posición como líder en Barajas por su control de la T4, y siempre ha apostado porque haya un único hub en el aeropuerto de Barajas con una aerolínea fuerte. El problema es que la empresa que dirige Javier Hidalgo se guardaba una carta en la manga: una aliana con Ryanair.

El presidente de Iberia, Luis Gallego, declaraba hace un par de años que a España, como país "le viene mejor tener una compañía grande y un hub aéreo grande, no dos compañías medianas y dos hubs medianos", e insistió en que "canibalizándonos así, no sólo pierden las dos aerolíneas que también, pierde España y pierde Madrid. Tener un hub en la T4 y un 'hubito' (pronunciado 'javito') en la T1, T2 y T3 no es bueno para Madrid ni para España, porque se consiguen captar menos pasajeros". Iberia ha defendido siempre la tesis de que en ningún aeropuerto del mundo se da esta situación, y que a las aerolíneas de bandera "nadie les tose en sus hubs".

Poco después, el presidente de Air Europa, Juan José Hidalgo, apoyó públicamente la idea del presidente de Iberia, Luis Gallego, de que hubiese un único hub en Madrid con una aerolínea fuerte, pero insistió en que debería ser "la aerolínea que es enteramente española", refiriéndose a la integración de Iberia en IAG.

El argumento de la españolidad era flojo, pero el de la alianza con Ryanair es mucho mejor. En todo caso, mucho ha llovido en la guerra de las terminales de Barajas en los últimos años.

Por ahora, Javier Hidalgo está tan feliz en el 'javito'. "Es mucho más vieja pero, ¿a quién le importa? ¡Es mucho más cómoda!", dijo durante la rueda de prensa. El responsable insistió en que las conexiones caminando en las viejas terminales se hacen en quince minutos, y que es más sencillo llegar al centro de la ciudad en transporte público.  "Ahora damos gracias por no haber  entrado en la T4", explicó a un grupo reducido de medios.

Un cambio radical de opinión

Este cambio es radical si se tiene en cuenta que Hidalgo padre, hace sólo 5 años, pedía la reubicación a la T4, amenazaba con acciones legales si no se hacía y arremetía contra las compañías low cost "que se dedican a engañar a los pasajeros”.

Pero ya en 2013 José Manuel Vargas y Juan José Hidalgo, presidentes de Aena y Air Europa, respectivamente, sellaron el acuerdo para un segundo hub en las terminales 1, 2 y 3 de Barajas, que son utilizadas por la alianza Skyteam, frente a la T4, donde opera OneWorld.

"Si nos hubiéramos ido todos a la T4 utilizaríamos más su capacidad pero hubiera sido una muy mala noticia para las terminales T1, T2 y T3 porque se hubieran quedado prácticamente vacías. En realidad, Barajas debería ser gestionado como si fueran dos aeropuertos independientes", señalaba ya Hidalgo en 2014, cuando se puso en marcha el 'javito'.

¿Cómo quedarán las cosas? Por ahora, parece improbable que haya nuevos cambios en la situación de las terminales. Pero si la alianza entre Air Europa y Ryanair se desarrolla como esperan y empiezan a ganar tamaño de verdad, con muchas más rutas y un tráfico sensiblemente superior, Iberia tendrá una amenaza como ninguna que haya conocido recientemente