Ana Botín, presidenta del Banco Santander

Ana Botín, presidenta del Banco Santander

Empresas COLCHÓN DE CAPITAL

El Santander emitirá hasta 57.000 millones en dos años para cubrir riesgos

Como entidad sistémica, debe contar con un colchón de capital suficiente para, en su caso, poder autorescatarse.

Noticias relacionadas

La nueva regulación sobre Inversiones en la capacidad total de absorción de pérdidas (TLAC en sus siglas en inglés) no comenzará a aplicarse a los bancos sistémicos, de forma gradual, hasta enero de 2019, pero el Banco Santander no quiere que le pille el toro, y acaba de presentar a los inversores la previsión que maneja para llevar a cabo la aplicación de esta regulación.

La entidad presidida por Ana Botín apunta que serán hasta 57.000 millones los que se emitirán entre 2017 y 2018   

En un hecho relevante remitido a la Comisión nacional del Mercado de Valores (CNMV) apunta que, entre 2017 y 2018, concentrará su plan de financiación con la emisión de deuda para cumplir con los requerimientos TLAC, aprobados por la Comisión Europea el pasado 23 de noviembre.

Unas normas que transponen a la legislación comunitaria las exigencias sobre liquidez y capital acordadas en las reglas Basilea III para garantizar la estabilidad del sector financiero.

Cobertura ante insolvencias

Entre ellas, contar con un ratio de apalancamiento del 3% o un mínimo de capacidad de absorción de pérdidas en casos para cubrir eventuales rescates que pudieran producirse. Se busca con ello que, en caso de insolvencia, los tenedores de deuda TLAC acudirían al rescate de la entidad para convertir estos activos en acciones.

En el comunicado remitido al regulador, el Santander avanza que en 2017 emitirá un total de entre 24.000 y 32.000 millones de euros. De ellos,  entre 16.000 y 20.000 millones de euros corresponderán ya a deuda capaz de absorber pérdidas, según el criterio TLAC, y que en su mayoría serán lanzados por la filial española, con entre 12.000 y 14.000 millones.

Además, las filiales británicas y estadounidenses emitirán este año entre 2.000 y 3.000 millones de euros en deuda elegible para TLAC cada una.

Del mismo modo, para 2018, se prevé que el grupo financiero presidido por Ana Botín  emitirá otros entre 19.000 y 25.000 millones de euros, de los que entre 12.000 y 15.500 millones corresponden a bonos según el requisito TLAC, también emitidos en su mayoría por la filial española (entre 10.000 y 12.000 millones de euros).

Estas emisiones están muy por encima de los algo más de 20.000 millones emitidos en 2016, casi en su totalidad en deuda senior.

Cumbre de San Petersburgo de 2013

El origen de esta regulación está en la Cumbre de San Petersburgo de 2013, donde los líderes del G-20 instaron a la elaboración, para finales de 2014, de propuestas sobre la adecuación de la capacidad de absorción de pérdidas y de recapitalización de los bancos de importancia sistémica mundial.

En respuesta, el Consejo de Estabilidad Financiera (FSB), en consulta con Comité de Basilea, emitió su propuesta de normas mínimas para la capacidad total de absorción de pérdidas.