El presidente de la constructora española Sacyr, Manuel Manrique.

El presidente de la constructora española Sacyr, Manuel Manrique. EFE

Economía

Repsol da aire a Sacyr: gana 120 millones gracias a la revalorización de la petrolera

La constructora que preside Manuel Manrique recoge en sus cuentas del pasado año una contribución de 197 millones de euros por su porcentaje en Repsol.

E.E./ Agencias

Sacyr obtuvo un beneficio neto de 120,24 millones de euros en 2016, impulsado por la revalorización de su inversión en Repsol, petrolera de la que es segundo accionista con una participación del 8,2%, según informó el grupo.

La constructora que preside Manuel Manrique recoge en sus cuentas del pasado año una contribución de 197 millones de euros por su porcentaje en Repsol y "por el incremento patrimonial registrado" por la petrolera.

Sacyr ha elevado un 7,7%, hasta 16,8 euros por acción, el precio al que tiene registrada en libros su participación en la petrolera, desde el de 15,6 euros por título al que lo tenía contabilizado hasta ahora.

Con esta revalorización, la constructora pretende adaptar el valor de sus títulos de Repsol a las mejores perspectivas de negocio de la compañía que preside Antonio Brufau, el aumento de sus reservas y la recuperación de su cotización.

Descenso del 67%

A pesar de ello, el resultado de Sacyr arroja un descenso del 67% en comparación al de 370 millones contabilizado en 2015, si bien en ese ejercicio se anotó plusvalías de 1.280 millones de euros por la venta de su filial de patrimonio Testa a Merlín.

De su lado, el beneficio bruto de explotación (Ebitda) de la compañía de construcción, servicios y concesiones progresó un 13% el pasado año, hasta los 360 millones.

La cifra de negocio sumó 2.860 millones, un 3% menos, impactada por la caída del 25% que registra su actividad constructora, que no pudo compensar el crecimiento del 38% de su nuevo negocio de construcción industrial.

En el capítulo financiero, al cierre de 2016, Sacyr presentaba un endeudamiento financiero neto de 3.726 millones de euros, tras liquidar durante el pasado año 885 millones de la deuda que tiene asociada a la inversión en Repsol, que ha quedado fijada en 769 millones.