Redes sociales y deporte. Una conexión muchas veces tóxica, pero que en ocasiones deja escenas más propias de una película con final idóneo. En esta ocasión el escenario fue el Mutua Madrid Open y los protagonistas Rafael Nadal y Manuela Navarro Esteban. El primero no necesita presentación. La segunda tampoco debería. Manuela, de 95 años, es una incondicional del tenista balear. Tiene principio de Alzheimer y aprovechó la disputa del Mutua Madrid Open para ver de cerca a su ídolo. Sin embargo, un mensaje de su nieto en redes sociales lo cambió todo.

Noticias relacionadas

Se trata de Carlos Carrizosa. Él mismo se encargó de contar la historia de su abuela en la red social de Twitter. "Hoy mi abuela, a sus 95 años, verá el sueño cumplido de verte en directo, tiene principio de Alzheimer y me dijo que antes de olvidarse de lo que el tenis y tú significas para ella, deseaba verte en directo. Espero disfrute de este día tanto como lo estoy disfrutando yo". Un mensaje que iba acompañado de la fotografía de una entrada para el sector A12 y del precio de 92 euros.

Su historia no tardó en generar interés en la plataforma. El propio nieto se encargó de que llegara a grandes figuras de Twitter para intentar que Manuela pudiera estar lo más cerca posible de Nadal. Y las buenas noticias no tardaron en llegar. La organización pidió los datos por privado a Carlos y este facilitó la información necesaria para que Manuela cumpliera su sueño.

La mujer, de 95 años y luchando contra dicha enfermedad, iba a lograr algo que parecía imposible. Vio el partido en directo, muy cerca de la tierra batida de Madrid y, al término de este, conoció a un Rafa Nadal que no puso inconveniente en realizar el encuentro.

Todavía emocionada, la propia Manuela relataba a las cámaras de Teledeporte el encuentro con el manacorí. "No sé ya lo que digo, me pongo nerviosa", bromeaba con sus familiares después de la charla. "Ha estado un buen rato hablando conmigo. Me he hecho una foto".

Nadal, que minutos antes había perdido ante Zverev, cumplió el sueño de su mayor fan, que en una entrevista para la televisión pública reconocía que era capaz de trasnochar para ver los partidos del tenista español. Manuela se llevó un sueño cumplido y una conversación con aquel al que tanto había admirado desde el salón de su casa. Como bien dijo su nieto Carlos: "Mi abuela no sé si recordará este momento, pero os aseguro que yo jamás".

[Más información - Rafa Nadal gana el premio Laureus 2021 como mejor deportista del año]