Reino Unido se postula como posible anfitriona de la gran final de la Champions League. Una decisión que sorprendería teniendo en cuenta que Estambul (Atatürk Olympic Stadium) estaba fijada como sede desde hace tiempo. Sin embargo, desde el Gobierno británico defienden ese cambio de organización dado que el partido lo jugarán dos clubes de la Premier League como City y Chelsea, y ante el temor por la situación epidemiológica de Turquía.

Noticias relacionadas

La petición, trasladada a la UEFA de forma oficial, ha sido desvelada por el ministro de Transportes inglés. La propuesta ha llegado después de que el ejecutivo inglés incluyera a Turquía en su lista roja de países. Una calificación otorgada según criterios sanitarios y que obliga a establecer medidas de restricción tanto a las personas que viajen al país otomano como a aquellas que regresen de su territorio. Por ello, los aficionados ingleses que acudieran a ver el partido a Estambul deberían ponerse en cuarentena a su regreso a Reino Unido.

Grant Shapps, durante su última comparecencia, ha subrayado que la decisión final está en manos de la UEFA. "Me temo que tenemos que incluir a Turquía en la lista roja. Esto tendrá varias consecuencias. En primer lugar, significa que con respecto a la Champions League, los aficionados no deben viajar a Turquía", ha reconocido el ministro de Transportes.

Los jugadores del Manchester City celebran el pase a la final de la Champions League 2020/2021 Reuters

"Por supuesto, Reino Unido ya tiene un historial de éxito en los partidos de fútbol con espectadores, así que estamos bien situados para hacerlo. Estamos muy abiertos a ello, pero al final es una decisión que debe tomar la UEFA, aunque teniendo en cuenta que hay dos clubes ingleses en esa final. Estamos a la espera de lo que tengan que decir", ha apuntado Shapps ante los medios de comunicación.

La Premier League, cabe recordar, presentó hace semanas su plan para el regreso del público a los estadios. A partir del 17 de mayo se permitirán hasta 10.000 aficionados en los campos más grandes y 4.000 en los más pequeños. La final de la Champions League, fijada para el 29 de este mismo mayo, se produciría después de comprobar el control sanitario en estos encuentros de la competición doméstica.

Además, poco después llegaría la esperada Eurocopa. El torneo de selecciones se distribuirá por toda Europa, incluida una España que estará representada con La Cartuja, y que tendrá una diferencia de aforos según el territorio donde se disputen los partidos. Reino Unido, que albergará 11 partidos incluyendo los más importantes: semifinales y final en Wembley.

Reino Unido, que llegó a ofrecerse para desarrollar toda la Eurocopa por temor a la Covid-19, puede ahora quedarse también con la final de la competición más importante a nivel de clubes. Una decisión que tendrá que confirmar la UEFA, que hasta el momento solo había anunciado 9.500 entradas para la final de la Europa League en Colonia.

Buena relación con la UEFA

El contacto entre Reino Unido y la UEFA ha ido a mayores en los últimos días. Y concretamente desde el estallido de la Superliga Europa, conformada en un principio por 12 clubes -cinco de ellos ingleses- y que ahora solo tiene el respaldo de tres entidades -Madrid, Barça y Juventus-. Desde el Gobierno inglés se amenazó a los clubes para que dieran un paso atrás y la Federación Inglesa se puso manos a la obra para tirar abajo el proyecto. Objetivo que compartieron con Ceferin, presidente de la UEFA, y que acabaron alcanzando.

[Más información - Así intentaron 'comprar' a un árbitro español en la Champions: 30.000 dólares, mujeres y un abrigo]