Estos últimos días el tenis ha estado en boca de todos debido al histórico cambio sobre la nueva Copa Davis de Piqué. Los miembros del consejo de la Federación Internacional de Tenis (ITF) se sentaron a votar hace unos días sobre la transformación de la Copa Davis. Se necesitaba una mayoría de dos tercios que finalmente se consiguió. 

Noticias relacionadas

Poco tardaron en llegar muestras de crítica a dicho cambio. Primero fue Feliciano López, que comentó que se había ''perdido la esencia''. Al tenista español se sumó un nuevo socio, Roger Federer. 

El suizo se había mostrado neutral en todo momento, pero decidió comentar que le parecía dicha decisión. Una reforma profunda en el formato de la Copa Davis que no le gustó a Federer. 

Tras caer en la final del Masters 1000 de Cincinnati ante Djokovic, el suizo fue preguntado por la nueva Copa Davis de Piqué a lo que contestó lo siguiente: "Me siento triste por ello, por no tener la Copa Davis a la que estábamos acostumbrados. Nunca será lo mismo para la próxima generación". 

Roger conquistó el torneo por equipos en 2014, al imponerse por 3-1 en la final contra Francia. "Solo espero que cada centavo de toda esa masa de dinero que va a generar vaya a la próxima generación", expresó sobre los 3.000 millones de dólares que se invertirá durante 25 años. 

Nuevo formato

El torneo agrupará a 18 países a finales de noviembre a partir del 2019 y se disputará a lo largo de una semana en una sede neutral (Madrid y Lille son las ciudades que pujan por apropiarse de la primera edición).

Se dividirá en seis grupos de tres participantes, con series que se compondrán de dos singles y un dobles con duelos al mejor de tres sets.