La selección española de balonmano consiguió hace ahora una semana la medalla de bronce en el Mundial celebrado en Egipto. Los Hispanos rozaron la final como el balón tocó el larguero en la jugada decisiva ante Dinamarca en la semifinal. Sin embargo, se levantaron para solo dos días después batir a Francia y conseguir una nueva presea. 

Noticias relacionadas

Los éxitos de la Selección coinciden con la peor etapa de la ASOBAL, una Liga venida a menos y que sufre los efectos de la actual crisis sin haberse todavía levantado de la anterior. La desaparición de numerosos equipos y la falta de patrocinadores han provocado que la inmensa mayoría de los internacionales españoles hayan tenido que continuar su carrera fuera de nuestras fronteras.

Uno de ellos es Álex Dujshebaev (Santander, 17 de diciembre de 1992), hijo mayor de Talant, y que ha sido uno de los líderes de la Selección en el Mundial. Este lateral derecho de 28 años ha alcanzado la madurez jugando en las filas del Kielce polaco a las órdenes de su padre y compartiendo equipo con su hermano pequeño Dani (23 años). En la sección de Protagonistas 2021 de EL ESPAÑOL Deportes rendimos tributo a Los Hispanos, con su bronce mundialista, y en especial a la figura de Álex.

De nombre balonmano y de apellido Dujshebaev. Así se podría llamar la historia de este deporte en España. La llegada de Talant al Teka Santander y su posterior nacionalización fue el boom que hizo crecer el balonmano nacional a finales de los 90 y principios del siglo XXI. 

La Selección empezó entonces, en 1996, a conquistar una medalla tras otra. España se convirtió en una potencia mundial y a día de hoy reinan los hijos de aquella generación. Dos de ellos son Álex y Dani Dujshebaev y que a sus 28 y 23 años se han convertido en puntales de Los Hispanos.

Talant Dujshebaev es considerado la leyenda más grande del balonmano español y fue nombrado segundo mejor jugador del siglo XX por la IHF. Su dilatado palmarés va más allá de su época como jugador, ya que como técnico ha seguido sumando títulos con el Ciudad Real, tres Champions incluidas, y después en su aventura extranjera con el Kielce, al que dirige desde 2014 y con el que ya ganó el centro continental en 2016. A todo ello se suman numerosas ligas y copas para el que es el apellido más famoso del balonmano nacional. 

Álex Dujshebaev EFE

Por su parte, Álex debutó en el 2010 en el BM Ciudad Real y de allí pasó al Naturhouse La Rioja y al Caja3 Balonmano Aragón en calidad de cedido. En 2013 regresó al equipo que entrenaba su padre, entonces convertido en el Atlético de Madrid. Después fichó por el Vardar macedonio hasta recalar en el Kielce en el 2017.

Ha ganado ya cuatro medallas con la Selección, dos oros y una plata en los Europeos y un bronce en el Mundial, pero sueña con lograr la que no pudo Talant con España -sí la consiguió con el Equipo Unificado en Barcelona 92-: el oro olímpico. Es un fijo en las grandes citas desde hace un lustro y ya tiene la mirada puesta en los JJOO de Tokio.

Además del apellido ha heredado de Talant el dorsal 10. Su hermano apunta a central en un futuro tras haber dado un paso al frente en Egipto, mientras, quién sabe, si su padre cogerá algún día no muy lejano las riendas de la Selección tras ya haber dirigido a Hungría y Polonia. Álex atiende a EL ESPAÑOL desde su casa en Kielce y nos cuenta sus sensaciones tras el Mundial, ya con la vista puesta en el final de temporada en Polonia y con Tokio en el horizonte y en la cabeza. 

Una semana después de esa medalla de bronce en el Mundial, ¿sabe más dulce o más amarga por haber estado tan cerca de la final?

La verdad que después de ver cómo fueron las cosas se ve con cariño y con la sensación del deber bien hecho. Íbamos a por el oro y no se pudo conseguir, pero hicimos un buen papel y peleamos todos los partidos. Tuvimos un poco de mala suerte en la semifinal y se necesita tener esa fortuna para ganarlos, pero hicimos un gran papel y estamos contentos.

En el terreno personal ha hecho un gran Mundial y ha sido uno de los líderes de esta Selección.

Estoy muy contento, pude ayudar al equipo en los momentos importantes. Me siento muy cómodo y muy a gusto en la Selección y al final eso se nota también en el campo.

También su hermano Dani, viene pisando fuerte el pequeño…

Sí, estoy muy contento por él. Ha dado un paso adelante y eso era importante para él, nos ha ayudado mucho a conseguir esta medalla.

¿Cómo es lo de compartir equipo en el Kielce con su hermano y ser entrenado por su padre? Es un caso único en el deporte de élite.

Sí, desde luego es un orgullo. Obviamente, lo que digo siempre, cuando pierdes es un poco más complicado, pero el día a día y las victorias se disfrutan mucho más. Es una situación excepcional, pero yo estoy muy feliz de estar con ellos.

Estoy muy orgulloso de llevar este apellido

¿Le ha pesado mucho el apellido en su carrera? ¿Es difícil ser el hijo de Talant Dujshevaev?

Cuando eres más joven cuesta más. Siempre se te compara para lo bueno y para lo malo, se te está mirando con la lupa. Estoy muy orgulloso de ser quien soy y ser hijo de quien soy. Estoy muy orgulloso de poder llevar este apellido.

¿Qué es más duro como entrenador o como padre?

De entrenador, desde luego. En casa es muy tranquilo, es muy familiar. Sí es verdad que como entrenador tiene una figura que tiene que imponerse y demostrar una autoridad. Sabe cómo llevar al grupo y sabe que ser siempre la figura que tiene que destacar.

Con su padre se vivió un boom en el balonmano español, llegaron los años de bonanza con Teka Santander, Portland San Antonio, Ciudad Real, Ademar León, Barcelona… ¿Por qué ha pegado este bajón la ASOBAL?

Desde principios de los 90 hasta 2010 la Liga ASOBAL fue la mejor del mundo. A raíz de la crisis y los diferentes problemas no se supo poner unas bases para el futuro y solo se miró el corto plazo. Es una pena porque había mucha afición, se llenaban los pabellones y todos los equipos tenían grandes estrellas. Desaparecieron grandes equipos y los jugadores españoles nos tuvimos que ir de España. Se echa mucho de menos, obviamente a día de hoy tampoco veo que se vaya a volver a ese nivel.

Ojalá los éxitos de la Selección repercutan en tener una ASOBAL más competitiva

En cambio, la Selección sí tiene afición, o sea que no es problema con el balonmano, que no enganche, sino más económico y de estructura.

Siempre que jugamos con la Selección sentimos una gran repercusión y es una pena que eso no sepamos trasladarlo a conseguir más patrocinadores y a hacer una estructura para la ASOBAL. Ojalá algún día los éxitos de la Selección repercutan en tener una Liga más competitiva, pero cada día lo ves más complicado.

¿Volveremos a ver la familia Dujshebaev en España?

A día de hoy es muy complicado. A mí me encantaría y a mi familia también, nuestro deseo sería poder competir en España… pero si el nivel económico y de competitividad no es el deseable para un deportista de élite no se puede volver.

¿Cómo ha sido el Mundial con el tema del Covid? Supongo que muy diferente a otros torneos que ha disputado.

Es diferente, es la situación que nos toca vivir a todos los deportistas. Extrañas sobre todo en los pabellones. Se había organizado muy bien este Mundial con las instalaciones que tenía. Ahora intentamos crear más ambiente para estar concentrados los 60 minutos, pero hay momentos en los que se te hace duro estar tan aislado y solo.

Todo el mundo nos asegura que va a haber JJOO

¿Tienen cierto nerviosismo los deportistas por una posible cancelación de los JJOO por la pandemia?

Sí, desde luego. Hay una inquietud que está ahí. Todo el mundo nos asegura que va a haber Juegos y que habrá protocolos muy estrictos. Las noticias que salen siempre te crean incertidumbre, pero al final lo nuestro es estar concentrados en trabajar y llegar lo mejor posible.

España nunca ha logrado ganar el oro olímpico, todas las medallas que ha conseguido han sido de bronce. Puede ser una buena revancha del Mundial, ¿no?

Ojalá lo sea. Es el gran sueño y el gran objetivo de este grupo. Muchos de los que están acabarán su etapa después de este ciclo olímpico. Va a ser muy difícil y nunca se ha conseguido, pero esta generación se lo merece y vamos a dar todo por intentar lograr el oro.

En los JJOO el día clave es el de cuartos de final

¿Es más fácil ganar los JJOO que el Mundial? Lo digo por el formato, menos equipos europeos y solo con 12 selecciones participantes.

Es más fácil llegar a las eliminatorias, pero los cuartos de final es el día clave y el que tienes que estar bien. Es un grupo de seis y pasan cuatro, en el Europeo y en el Mundial tienes que estar peleándote todos los días. Luego el día de cuartos es el que tienes que tener señalado en el calendario, ya que a partir de ahí sí puede pasar cualquier cosa y el nivel es el mismo que en un Mundial.

Los rivales van a ser los mismos que en el Mundial. Selecciones europeas ahora mismo solo están clasificadas Dinamarca y España, pero Francia, Alemania, Croacia, Suecia, Noruega… estarán en el Preolímpico y todas, o casi todas, estarán en Tokio al final.

Los favoritos serán los de siempre y simplemente cambiará con quien juegues ese día clave de cuartos y por eso hay que estar bien en la fase de grupos. Dinamarca es campeona mundial y olímpica, Francia siempre está ahí, Alemania, Suecia, Eslovenia luchará por clasificarse o Noruega, a la que eliminamos en cuartos en el Mundial y lleva muchos años consiguiendo medallas.

El secreto de Los Hispanos es que somos más que compañeros

¿Cuál es el secreto de Los Hispanos? Hablábamos de que la ASOBAL está ahora de capa caída, pero la Selección sigue siendo un referente a nivel mundo. Los éxitos no paran.

La clave es que somos más que un equipo, somos más que compañeros. Al final nos dejamos la vida en cada acción de cada partido. Damos lo máximo por el compañero y eso se termina notando. Tenemos esa mentalidad de luchar al cien por cien y yo creo que eso es lo que nos va dando victorias según pasa el tiempo.

¿Qué objetivos tiene con el Kielce hasta los JJOO? ¿Es un buen año para intentar estar en la Final Four de la Champions?

Las obligaciones son la Liga y la Copa polaca. El gran sueño que tenemos cada temporada, y este más que estamos bien clasificados, es la Champions. Si llegas a la Final Four cualquier cosa puede pasar y nunca hay un favorito claro. El objetivo es llegar y allí ya ganar.

¿Fue duro quedarse la pasada temporada fuera de la Champions sin haber jugado la eliminatoria de octavos de final?

Desde luego, quedamos empatados con los segundos de grupos y nos dejaron fuera de la Final Four por el goalaverage. Quedamos eliminados sin participar. Nos hubiera gustado pelearlo, tampoco se puede criticar porque fue la medida que se tomó con los puntos de la fase de grupos y ya está.

En plena madurez y con 28 años, ¿qué espera de este 2021?

Iba con mucha ilusión al Mundial y salimos contentos con una medalla a pesar de que queríamos el oro. El objetivo también es la Champions, tenemos equipo para ganarla y pelearla hasta el último día. Luego, los Juegos son más un sueño que un objetivo. Tenemos el deseo de poder hacer algo grande para nuestro país y poder ganar una medalla.

¿Hacemos un pacto? España gana el oro y hacemos una entrevista conjunta a los dos hermanos Dujshebaev.

Perfecto, lo firmo ahora mismo (risas). Te lo aseguro si ganamos el oro.

[Más información - Los Hispanos que brillaron cuando el balonmano agonizaba: "Hay que vender nuestro producto"]