Jessica Anderson, enfermera profesional del Hospital Royal London, completó el Maratón de Londres en tres horas y 22 minutos. Este era el récord para una mujer vestida de enfermera, pero finalmente, desde el Record Guinness han decidido no registrar este hecho por una razón: no llevaba vestido.

Noticias relacionadas

Según la institución que edita el libro de los récords, a comienzos del S. XX la indumentaria de las enfermeras era un vestido blanco. Tras conocer la decisión, la propia Anderson se mostró sorprendida y calificó los requisitos de "anticuados". Añadió: "Algunas de las enfermeras con las que trabajo llevan vestidos pero la mayoría usamos batas o túnica y pantalones. Ciertamente nunca he visto a un enfermero con un vestido para trabajar".

Pese a todo, subió un post en Instagram donde celebró su logro, porque ella no solo quería el récord, sino recaudar fondos para pacientes con pocos recursos. El GWR emitió un comunicado en el que se disculpan por este hecho.

Afirmaron: "La inclusión y el respeto son valores que Guinness World Records considera extremadamente valiosos y, si bien siempre debemos asegurarnos de poder diferenciar las categorías, es bastante claro que este título de registro y las directrices asociadas llevan mucho tiempo atrasados. Priorizaremos la revisión del mismo en los próximos días".

[Más información: Semenya se rebela contra el TAS en Doha y gana la prueba de la liga de Diamante]