El salmantino Álvaro de Arriba, nuevo campeón de Europa de 800 metros en pista cubierta, anunció que donará su indumentaria de su victoria, incluidas las zapatillas, para la investigación de la esclerosis múltiple.

Noticias relacionadas

"Lo primero, voy a coger este body, este dorsal y las zapatillas para intentar subastarlo o donarlo y todo lo que saque será para la investigación de la esclerosis múltiple. Tenía ganas de hacer algo así para colaborar con una buena causa", dijo al llegar a zona mixta.

De Arriba logró, al fin, traducir su calidad en una victoria internacional. "Después del bronce de Belgrado estoy muy contento con esta medalla. Estaba muy nervioso. Mariano (García) ha sido el primero que me ha dicho que estuviera tranquilo. Luego en carrera he hecho los movimientos que he querido".

"Quería estar muy bien colocado en el último 300", explicó, "primero o segundo y en esa última vuelta ya he empezado a disfrutar viendo que había metro y medio con los demás y que iba muy bien de piernas".

Su sensación de la carrera

De Arriba pensó que el ritmo había sido más lento. "Al llegar, cuando me ha dicho Mariano la marca, me ha sorprendido un poco porque pensé que la carrera era más lenta. Así que muy contento. Hemos estado dos españoles en la final. No tres como hace dos años en Belgrado, pero lo positivo es que tenemos en España grandes atletas por debajo de 24 años con un nivel europeo y mundial increíble en pista cubierta".

En los Europeos al aire libre de Berlín 2018 -reconoce- le falló "la cabeza" y acabó séptimo cuando partía entre los favoritos. "En cuanto me metí en los túneles me puse a llorar, por esa rabia de saber que las piernas estaban perfectas y la cabeza no había respondido bien en esa final. Hoy el cuerpo y la mente estaban a la par, perfectos".

[Más información: Álvaro de Arriba, oro en 800 metros en los Europeos de Glasgow]