La vida de Maverick Viñales ha dado un giro de 180 grados este este invierno. En enero contrajo matrimonio con su novia Raquel y juntos esperan el nacimiento de Nina, su primera hija, para el próximo mes de junio. El piloto de Yamaha ha formado una familia en tiempo récord y ha encontrado la estabilidad personal, algo que se ha visto reflejado en la primera carrera de la temporada 2021 en Qatar. Al contrario que la pasada temporada, el español ha sabido mantener la calma en los primeros compases para después pasar a mostrar su mejor versión e imponerse con autoridad sobre las todopoderosas Ducati de Pecco Bagnaia, autor de la pole, y Johann Zarco.

Noticias relacionadas

Viñales, que partía desde la tercera posición, ha realizado una mala salida y ha caído hasta la octava plaza al ser engullido por las Ducati. Lejos de venirse abajo, ha controlado los nervios y hay ido escalando poco a poco hasta situarse cuarto cuando se habían completado las ocho primeras vueltas. Dos giros después ha alcanzado los puestos de podio al superar a Fabio Quartararo, su nuevo compañero de equipo, y después dar buena cuenta de Zarco.

Situado en la segunda posición, ha esperado dos vueltas para arrebatar a Bagnaia la cabeza de la carrera. A partir de ahí y media el ecuador de la carrera, ha sabido aumentar la ventaja sobre sus perseguidores y gestionar con maestría los neumáticos para sumar su primera victoria del año en Qatar y la segunda de su palmarés en el trazado de Losail tras la conseguida en 2017.

Joan Mir, vigente campeón del mundo de MotoGP, ha visto como las Ducati de Zarco y Bagnaia le sacaban del podio en la misma recta de meta. El español, al que le ha tocado remontar tras una mala clasificación, se ha situado segundo en la penúltima curva, pero la descomunal potencia de la Ducati Desmosedici ha hecho que quedara relegado a la cuarta posición al ser superado por Zarco y Bagnaia en la larga recta de Losail.