En un fin de semana transcendental, en el que puede proclamarse campeón del mundo por octava vez, Marc Márquez protagonizó un apasionante duelo por la pole con Fabio Quartararo en el que ambos terminaron en el suelo en el circuito tailandés de Buriram. El español, que en la primera sesión del viernes sufrió una espeluznante caída, volvió a caerse en la sesión de clasificación cuando trataba de arrebatar el mejor crono al francés. El arrastrón se produjo en la curva 5, en su último intento de vuelta rápida, y al final se tuvo que conformar con la tercera posición.

Noticias relacionadas

“He empujado demasiado en la curva 5, que es crítica. Hay un bache ahí, pero al margen de eso está todo bajo control”, ha explicado Márquez, que al final se tuvo que conformar con la tercera posición.

En idéntico punto también se fue al suelo Quartararo después de haber conseguido rebajar el tiempo del récord del circuito en tres décimas y sumar su cuarta pole de la temporada de su debut en MotoGP. “Me he caído porque iba demasiado al límite, pero eso es bueno. Cada vez que me he caído este año sé porqué pasó y eso te permite subir a la moto de nuevo y volver a ir al límite. Lo más importante es haber conseguido la pole y, sobre todo, salir desde la primera fila en la carrera”, ha explicado El Diablo, que tomarla la salida desde la primera línea por novena vez esta temporada.

Maverick Viñales finalizó segundo y se situó entre el francés y el español, que este domingo debe sumar dos puntos más que Andrea Dovizioso para certificar su sexta corona de campeón del mundo de MotoGP. El italiano partirá desde la tercera línea (séptimo), mientras que la segunda línea de la parrilla la completaron Franco Morbidelli (cuarto), Danilo Petrucci (quinto) y Jack Miller (sexto).