Justo una semana después del incidente con Marc Márquez en Argentina, Valentino Rossi publicó una foto en su cuenta de Instagram bajo el título “Carrera difícil destrozada por un piloto peligroso”. Mientras tanto el italiano Manuel Pagliani, piloto del FIM CEV Repsol de Moto3, mostraba una foto con su ídolo tras una jornada de entrenamientos en el Ranch. Una imagen, en apariencia inocente, que desvelaba un detalle significativo porque sobre un sofá junto a ellos reposaba una fotografía enmarcada del toque que Márquez dio a Rossi en Argentina. ¿Una broma de sus amigos?

Noticias relacionadas

Il Dottore llega al COTA de Austin dispuesto a mirar hacia delante tras las durísimas declaraciones vertidas contra el español tras la carrera argentina. “Lo único que hay que hacer es mirar al futuro, pensar en este fin de semana. Es importante volver a pista y a pilotar. Este circuito es muy difícil y hay que pensar en hacer nuestro trabajo y dar el máximo”, explica el piloto italiano que, tras volver a ver la carrera, se reafirma en sus declaraciones: “Pienso exactamente igual que lo que dije en Argentina. Confirmo todas mis palabras, pero es mejor mirar adelante”.

Unas manifestaciones en las que llegó a asegurar que Márquez “ha destrozado nuestro deporte porque no tiene ningún respecto por los rivales”. “Me hizo perder el título a propósito. Tiene que alejarse de mí y no mirarme más a la cara. Tengo miedo con Márquez en la pista, porque viene expresamente a por mí”, fueron las graves acusaciones que vertió de forma despiadada contra el piloto español del equipo Repsol Honda.

Rossi también se ha encargado de desmentir que Yamaha haya llamado la atención a su amigo Uccio, que se encargó de echar del box a Márquez cuando acudió a pedirle perdón tras tirarle en la prueba argentina. “No es verdad, de ninguna manera. Está todo inventado por un periodista que basó toda su carrera profesional en decir mentiras sobre mí porque tuvo algún problema con mi padre cuando yo era joven. Es una noticia 100% falsa”, precisa.

Este viernes coincidirá por primera vez con Márquez en la reunión de la Comisión de Seguridad, donde el tema del Gran Premio de Argentina estará sobre la mesa y se debatirán posibles cambios en el reglamento de MotoGP. El piloto español ha asegurado que no tiene ningún problema en hablar con Rossi, pero el italiano no tiene las mismas intenciones. “¿Hablar con Márquez? Ahora no, tal vez en el futuro. Quizás un día nos sentaremos y hablaremos”, ha zanjado después de desvelar que Carmelo Ezpeleta, CEO de Dorna, le llamó. “Me envió un mensaje en el que me decía que quería hablar conmigo. Le llamé y hablamos un poco; más o menos de las cosas que dije tras la carrera de Argentina”.