Montmeló

El campeonato del mundo de MotoGP regresa un año después al circuito de Montmeló, donde el 3 de junio de 2016 perdió la vida Luis Salom durante la segunda sesión libre de Moto2 del Gran Premio de Cataluña. Un mazazo para la familia mundialista que un año después ha decidido rendirle homenaje a través de una exposición fotográfica compuesta por 39 piezas, que ha sido instalada en las dependencias del circuito catalán. Una recopilación de los mejores momentos profesionales del piloto español que, posteriormente, será donada a la fundación que lleva su nombre.

Noticias relacionadas

El accidente que le costó la vida a Salom en la curva 12 ha provocado una serie de modificaciones en la pista para mejorar la seguridad de los pilotos. Uno de los cambios se ha producido en la curva 10 donde, al igual que el año pasado, se utilizará el trazado de la Fórmula 1: una curva mucho más estrecha y lenta. También se ha variado la curva 13, donde se ha diseñado una nueva chicane lenta de izquierda a derecha que antecede al último viraje antes de la recta de meta del trazado catalán.

Un cambio que no termina de complacer a la mayoría de los pilotos, aunque el asunto que más les preocupa es el estado crítico del asfalto. Por esa razón, mañana pedirán en la reunión de la Comisión de Seguridad el reasfaltado de la pista. “La condición del asfalto es crítica; está bastante mal. Hay muchos baches pero, sobre todo, poco agarre. Las gomas se calentarán y será duro. El piloto y la moto que consigan usar un poco mejor las gomas al final de la carrera los irá mejor”, razona Valentino Rossi, cuya última victoria se remonta al Gran Premio de Cataluña de la pasada temporada, cuando firmó la paz con Marc Márquez tras el incidente de Sepang en 2015.

“Me preocupa el estado del asfalto. El año pasado, la carrera fue muy difícil. De la primera a la última vuelta los tiempos bajaron mucho. Habrá que ser inteligente y conseguir un buen set up en la electrónica. Los baches, en teoría, nunca son un problema para mí porque he ido bien en pista como Silverstone, Termas, Mugello… El calor sí que es un problema porque no me gusta cuando hay poco grip”, explica Maverick Viñales, líder del campeonato del mundo de MotoGP con 26 puntos de renta sobre Andrea Dovizioso, 30 sobre su compañero de equipo y 37 sobre Marc Márquez.

“En los circuitos que compartimos con la Fórmula 1 cada año el asfalto está peor y hay más baches porque los coches siempre lo estropean más. Montmeló es un circuito que se utiliza mucho a lo largo del año y no estaría mal hacer un cambio del asfalto y arreglarlo todo”, señala Jorge Lorenzo, dispuesto a dar un paso hacia delante en su adaptación a Ducati tras la victoria de su compañero de equipo el pasado domingo en Mugello.