Carlos Sainz está viviendo su fin de semana soñado. En el circuito más importante y glamuroso del mundial, el español ha dado un paso adelante y ha confirmado las buenas sensaciones que lleva transmitiendo toda la temporada, siendo el mejor de los pilotos que han cambiado de escudería este invierno y rodando siempre muy cerca de Leclerc

Noticias relacionadas

Sin embargo, el salto de Carlos no ha llegado solo, ya que ha llegado acompañado del estirón que todo Ferrari ha dado en el Gran Premio de Mónaco. Por ello, el español ha descubierto lo que es formar parte de verdad de la escudería de Maranello. Vuelven a ser temidos y respetados por todos los rivales porque el rojo se vuelve a ver en las primeras posiciones. 

Cierto es que todo lo que se ha visto hasta ahora ha sido en un jueves especial y en las dos primeras sesiones de libres. Queda la tercera, siempre más definitiva, y la importante clasificación del sábado por la tarde la cual marcará, en gran medida, el destino de la carrera del domingo. Pero es una realidad que Ferrari está ahí. 

Leclerc tomando una curva en el circuito de Mónaco Reuters

Todos esperan ese pequeño arreón que siempre da Mercedes los sábados, se cuenta con la presencia de Verstappen y habrá que ver si Lando Norris y McLaren tienen guardado bajo la manga algún as que sorprenda a todos. De momento, lo que tienen que hacer es, según vayan llegando, medirse con un Sainz y un Leclerc que ya han demostrado estar imperiales en las curvas lentas del trazado urbano más prestigioso del mundo. 

Hasta el momento, todos han alabado el trabajo que han hecho los del Cavallino Rampante y, sobre todo, un Carlos que corre por primera vez con Ferrari en el circuito más exigente y difícil de todos, ese en el que un despiste no te hace superar los límites de pista, sino destrozar el coche contra el muro. Desde Toto Wolff hasta el propio Lando Norris se han rendido a la evidencia de los nuevos invitados a la lucha por la cabeza en la que suelen estar Mercedes y Red Bull

Carlos Sainz, emocionado

Como no podía ser de otra forma, esta ilusión generada ha sorprendido incluso en Ferrari. Sin embargo, afrontan con valentía el reto: "Estamos cerca de ser una verdadera amenaza, pero hay que esperar al tercer libre, que esto cambia mucho en dos días y algunos van tranquilos en el inicio y otros como Hamilton son súper veloces el sábado. Veremos, pero está bien estar tan cerca de la cabeza, le viene muy bien al equipo".

Si el primer puesto de Leclerc ha elevado a Ferrari a la élite más absoluta, lo de Carlos ha llenado de orgullo a todos los que le ven trabajar sin descanso en la fábrica ferrarista. El madrileño ha reconocido lo difícil que ha sido para él su adaptación: "Estoy acostumbrado a un coche distinto en estas calles, con un equilibrio muy diferente y tengo que redefinir mis referencias de nuevo, readaptar mi pilotaje y construir mi confianza poco a poco".

Carlos Sainz rueda en Mónaco por delante de Fernando Alonso Reuters

Además, su gran nivel, sobre todo en los libres 1 donde fue el único Ferrari en pista, ha venido muy bien al equipo y a su compañero tal y como ha explicado Marc Gené, integrante de la escuadra italiana: "Leclerc ha tenido que fiarse y escuchar los datos y las indicaciones que le ha dado Carlos en la reunión de ingenieros. Le escuchaba con verdadera atención".

"Nos hace soñar Ferrari con estos tiempos que no esperábamos. Se ve que el coche tiene muy buen equilibrio, tracciona bien, acelera pronto, y nos hace soñar aunque solo sean los libres. Va a ser una de las mejores carreras para Ferrari, los dos pilotos están muy cómodos".

[Más información: Ferrari vuela en Mónaco y da un vuelco a la Fórmula 1 antes de la clasificación]