Ferrari ha sido la gran sensación del día en la Fórmula 1. El rendimiento que han demostrado los italianos tanto en la primera como en la segunda sesión de entrenamientos libres en el Gran Premio de Mónaco ha sido sencillamiente espectacular. Incluso, por encima de sus propias expectativas. 

Noticias relacionadas

Los de Maranello esperaban con muchas ganas al trazado urbano del principado porque sabían que les podía ir bien. Curvas lentas, un circuito donde el motor no tiene tanta importancia y dos pilotos con un talento superlativo podían ser un cóctel explosivo que les catapultara hasta los primeros puestos de la parrilla. 

Sin embargo, haber conseguido tres de las cuatro primeras plazas en los libres celebrados este jueves es un éxito que no esperaban ni los más soñadores. Por eso, la alegría en estos momentos es enorme y aunque esperan un paso al frente del resto, es inevitable soñar con algo más grande en próximas sesiones, sobre todo en la clasificación del sábado. 

Leclerc rodando por delante de Verstappen en el Gran Premio de Mónaco Reuters

Haber conseguido colocar a los dos monoplazas en las dos primeras posiciones de los libres dos, cuando todos empiezan a mostrar su situación real, es algo muy gratificante y que permite soñar con una posición en la parrilla de salida que bien podría valer un podio o quizás algo más. Ferrari quería cerrar la brecha con Mercedes y Ferrari y pelear por los podios y las victorias, y Mónaco podría convertirse en un adelanto de esa meta. 

El principal problema está ahora en que tanto Sainz como Leclerc no pueden perder la concentración ni un segundo. Mónaco es un circuito en el que es casi imposible realizar una vuelta perfecta, apurando al pasar a milímetros de los muros y sin cometer ni un solo fallo en ningún punto. 

Por ello, si quieren estar arriba en los libres 3 y, sobre todo, en la clasificación, deben repetir sus geniales vueltas en la Q1, la Q2 y la Q3. Si algo tiene de particular Mónaco respecto al resto de los circuito es que aquí no hay límites de circuito que sobrepasar porque eso implica estrellarse contra el muro y decir prácticamente adiós al fin de semana. 

Norris confía en Sainz

Sin embargo, en el paddock ya esperan ese salto de Ferrari y muchos están convencidos de que al menos en el trazado monegasco, tanto Mercedes como Red Bull tienen un problema con Sainz y Leclerc de cara a la lucha por la pole position. El piloto local no pudo participar en la primera sesión de libres por un problema en la caja de cambios y eso no le impidió salir en los libres 2 y marcar el mejor crono una décima por delante del madrileño. 

Carlos Sainz en el circuito de Mónaco Reuters

Lando Norris, compañero de Carlos Sainz en McLaren las últimas dos temporadas y que acaba de renovar con los de la papaya, ha querido sacar pecho sobre una predicción que le hizo al propio Carlos antes de que comenzara el Gran Premio y que, de momento, se está cumpliendo con precisión milimétrica. 

"Lo de Ferrari no me sorprende. Le envié un mensaje a Carlos antes del fin de semana, diciéndole que iba a ganar la carrera. Era obvio que Ferrari iba a ir bien aquí y sobre todo en curva lenta, no me sorprende en absoluto". Así de contunedente un Norris que ha conseguido entrar en ambas sesiones en el Top10, a pesar de definir el día como "complicado". En la misma línea se mostraba su compañero Daniel Ricciardo, que soñaba con acercarse al podio y que ahora ve muy lejos meterse en la Q3. 

[Más información: Ferrari vuela en Mónaco y da un vuelco a la Fórmula 1 antes de la clasificación]