Carlos Sainz ha conseguido realizar una buena clasificación este sábado en el Gran Premio de España de Fórmula 1. El piloto madrileño, aunque ambicioso, se mostró también realista asegurando que ese sexto puesto no es un mal lugar para arrancar una carrera que sin duda será muy complicada y en la que se esperan muchos menos movimientos que en Portimao

Noticias relacionadas

El piloto madrileño está creciendo con el SF21 día tras día, pero sigue queriendo más y más y no piensa detenerse hasta poder obtener posiciones dentro de los puestos de privilegio. De hecho, el español ha asegurado tras la clasificación de este sábado que tenía potencial incluso para haber peleado por la cuarta plaza, lugar desde el que partirá su compañero Charles Leclerc

Un día más, los Ferrari han dado la talla en clasificación aunque tal y como admiten desde Maranello, su asignatura pendiente son las carreras, donde suelen ir para atrás por la difícil gestión que realiza su monoplaza de las gomas, algo que tienen que intentar corregir de cara a próximas carreras. Quizás los avances que tienen preparados, que se centrarán sobre todo en el fondo plano, les puedan ayudar a crecer aún más. 

Carlos Sainz rodando en el Gran Premio de España de Fórmula 1 Reuters

Más allá de aspectos puntuales, Carlos se marchó contrariado del circuito al no haber podido reproducir las buenas sensaciones de la Q1 y la Q2 en el tramo decisivo de la clasificación. El viento afecto bastante a algunos monoplazas en el temido sector 3, ese donde se ganaban y se perdían posiciones de cara a la parrilla de salida. 

Sainz, contento con su nivel en líneas generales, con su proceso de adaptación al coche y con esos pasitos que va dando sesión tras sesión, explicó cómo ha sido el día para él: "Creo que hemos hecho una buena clasificación. Desde el principio, la Q1, haciendo vueltas muy buenas. Mi peor sesión ha sido la Q3. He tenido dos juegos de gomas nuevas y no he podido hacer un tercer sector bueno. Me costaba mucho en la curva 10, con la dirección del viento no podía repetirlo, no podía hacerlo dos veces igual, pero, aún y así, hoy había potencial para colarnos quizá cuartos, pero, por lo general, el paso adelante que he dado este fin de semana otra vez, estando bastante delante, bastante cómodo con el coche, es lo positivo".

Domingos a prueba

El corredor madrileño sabe que hasta el momento su asignatura pendiente suelen ser los domingos, el momento en el que se reparten los puntos. Días como Imola son los positivos y otros como Portimao donde más toca aprender. Aún así, espera que la de Barcelona sea una carrera positiva para él en todos los aspectos. Los dichosos neumáticos volverán a centrar gran parte de sus pensamientos. 

Carlos Sainz en el Gran Premio de España Reuters

"El modo de afrontarlo sigue siendo muy parecido. Lo único es que sigo aprendiendo cosas y las sigo implementando cuando salgo a pista. En la clasificación, me han funcionado bastantes cosas de las que me funcionaron en Portimao y ahora estoy intentando ver qué podemos hacer mañana porque mañana es nuestro día más complicado, es donde normalmente nos solemos ir un poco para atrás, el coche, en carrera, seguimos teniendo problemas de neumáticos, pero a ver si mañana podemos reducir todo eso".

Por último, y en una línea muy similar a lo apuntado por su compatriota Fernando Alonso, Carlos sabe que tiene que estar muy atento en la salida para evitar sustos e incluso intentar atacar a los coches que tiene por delante. Después de las primeras curvas será difícil ganar puestos y no le preocupa salir por la zona sucia: "La salida aquí, como la clasificación, es muy importante y vamos a intentar ir hacia delante".

[Más información: Fernando Alonso y Carlos Sainz, la batalla que todos esperan en Fórmula 1 llega a España con sorpresas]