Tras un receso de cuatro semanas, el Campeonato del Mundo de MotoGP regresa a la acción este fin de semana con el Gran Premio de la República Checa, la décima cita del año y que supone el comienzo de la segunda parte de la temporada. Una vuelta a la competición en el circuito de Brno marcada por el fallecimiento de Ángel Nieto: ídolo, amigo y 'padre' de todos los pilotos del paddock. Él fue el hombre que impulsó la historia del motociclismo español y todos los éxitos patrios que ahora se consiguen sobre dos ruedas tuvieron el origen en su persona, pero también fue el hombre que siempre tenía abiertas las puertas de su motorhome en los circuitos para todo aquel que quisiera una charla divertida o que necesitara recibir sus ánimos.

Noticias relacionadas

“Sobre todo mandar un mensaje a su familia; a Pablo, a Gelete…  Ha sido una noticia muy triste para todo el paddock y para todo el deporte en general. Yo tengo muchos momentos divertidos con él porque desde que llegué al Campeonato del Mundo, en 2008, él fue una de las primeras leyendas que se acercó a mí. La relación que tenía con él es muy buena. Pasé mucho tiempo en su motorhome viendo partidos de fútbol. Él siempre apoyaba al Real Madrid, yo al Barcelona. Disfruté mucho siempre que estuve con él, no sólo en los circuitos sino también en Madrid, por ejemplo. Como ha dicho Valentino, no sólo es lo que ha ganado, los 12+1 títulos mundiales, también su carácter cercano”, señaló Marc Márquez, líder del Campeonato del Mundo de MotoGP y que suma cinco cetros de campeón.

Valentino Rossi, el tercer piloto de la historia con más títulos tras Ángel Nieto (12+1) y Giacomo Agostini (15), creció junto a Pablo y Gelete, los hijos de la leyenda española, y Fonsi, su sobrino. Fue Ángel quien descubrió a Il Dottore el paraíso ibicenco, donde juntos navegaban y disfrutaban de las noches de verano. “Estaba con Pablo cuando nos enteramos del accidente, porque estábamos en Tavullia trabajando con el equipo. Ángel era especial; no sólo por sus títulos sino por su carisma, por el tipo de hombre que era”, señaló el piloto italiano, visiblemente afectado, para pasar a recordar las mil y una aventuras que vivió con Ángel Nieto.

“Lo increíble de Ángel era la gran cantidad de energía que tiene. Yo recuerdo una noche en Ibiza, hace unos 10 años o algo menos. Fuimos juntos a cenar y después salimos de fiesta, y a las 5 de la madrugada yo ya estaba destrozado, queriendo irme a dormir, y Ángel me decía ‘¡No te vayas, quédate aquí conmigo, tenemos que ir a otro sitio!’. Yo decía ‘¿Cómo puede ser esto? Creo que eso era lo mejor de él”, recuerda Valentino Rossi sobre un hombre que amaba las motos pero que también amaba la vida.