Bracha 'Beatie' Deutsch (30 años, Estados Unidos) es una atleta que no todo el mundo conoce, pero que en los últimos meses ha liderado una auténtica revolución como abanderada de la unidad entre los valores del deporte y la religión. Nacida en Washington el 29 de agosto de 1989, también tiene pasaporte israelí y una auténtica pasión por el maratón.

Noticias relacionadas

Madre de cinco hijos y de religión ortodoxa, Beatie destaca por sus firmes convicciones religiosas y por su dedicación a su carrera como atleta. Los dos últimos años los ha dedicado a bajar su marca y poder llegar así a los Juegos Olímpicos de Tokio, en los cuales pensaba estar este mismo verano.

La crisis del coronavirus provocó que la cita olímpica se pospusiese un año, esto podría no significa nada más allá para la atleta, pero su prueba ha sido fijada para disputarse, presumiblemente, en sábado y es ahí cuando comienza el problema. El Shabat es el día sagrado para los ortodoxos, en el cual es obligatorio el descanso.

Bracha 'Beatie' Deutsch, en un entrenamiento. Foto: Instagram (@marathonmother)

El Shabat hace referencia al día de descanso después de los seis días de trabajo para la creación del mundo, según el libro de Génesis de la Biblia. Una jornada dedica a la familia y, según estas creencias, para "recordar que todos somos iguales". La férrea fe de Beatie se contrapone a su deseo de estar en los Juegos Olímpicos por tener que saltarse el día sagrado de la religión ortodoxa.

Petición al COI

"Cuando me planteé la meta de representar a Israel en los Juegos Olímpicos, la maratón estaba programada para un domingo. Luego se movieron todos los eventos al aire libre a la ciudad de Sapporo y los unieron en cuatro días, por lo que la maratón femenina caerá en Shabat", explica Bracha Deutsch durante una entrevista con el tabloide británico The Telegraph.

Este cambio en el calendario ha hecho que Beatie eleve una petición al Comité Olímpico Internacional (COI) para que estudien su caso y se pueda mover la fecha del maratón por otra diferente al Shabat. Sin embargo, tal y como ella señala "hasta el momento no han sido muy receptivos".

Bracha 'Beatie' Deutsch, en una competición. Foto: Instagram (@marathonmother)

Desde el COI piensan que no se puede cambiar una fecha por la circunstancia personal de tan solo una deportista, algo de lo que también habla en declaraciones para el medio inglés la propia Deutsch: "No creo que el mundo deba tirarse atrás por mis valores religiosos, pero los Juegos Olímpicos deben ser un evento de unión para personas con todo tipo de características, tienen que ver con la diversidad".

"En tiempos en que todos tratan de ser más inclusivos en cuestiones como el género o la raza, siento que deberían ser más tolerantes", añade la atleta estadounidense-israelí. Su discurso se relaciona directamente con toda la lucha que hay abierta por la igualdad entre hombres y mujeres, así como con los deportistas negros, algo que en especial ha promovido Lewis Hamilton en la Fórmula 1.

Atleta y madre

Como cada vez más deportistas, Beatie compagina a la perfección su carrera como atleta y su faceta como madre. Con cinco hijos, Deutsch comenzó a competir con 25 años. Su atuendo llama la atención y también es consecuencia de sus creencias religiosas: blusa de manga larga, falda por debajo de la rodilla y un pañuelo en la cabeza.

Bracha 'Beatie' Deutsch, atleta de maratón. Foto: Instagram (@marathonmother)

En su primera maratón, en Tel Aviv su tiempo fue de 3 horas y 27 minutos, tan solo cinco años después puede presumir de haberse proclamado campeona nacional en maratón y media maratón, además de haber ganado el maratón de los Tiberíades y en el de Jerusalén, en el cual participaron más de 35.000 atletas de 72 países diferentes, fue la primera israelí en cruzar la meta.

Fue en 2019, en plena preparación para los Juegos Olímpicos cuando conquistó la medio maratón de Riga, con un tiempo de 1 hora y 17 minutos y 34 segundos. También fue el año en el que destacó su actuación en los Tiberíades con un tiempo de con un tiempo de 2 horas y 32 minutos -el tiempo de clasificación para Tokio es de 2 horas, 29 minutos y 30 segundos-. El pulso está echado.

[Más información: Japón no quiere celebrar Tokio 2020 el próximo año]