No han hecho falta que pasen cuatro semanas. El COI anunciaba este mismo martes, menos de 48 horas después de su primer anuncio, que los Juegos Olímpicos de Tokio no se disputarán de manera definitiva en las fechas previstas (debían dar comienzo el 24 de julio y finalizar con la ceremonia de clausura el 9 de agosto).

Noticias relacionadas

Fue el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, quien planteó el aplazamiento de los Juegos a Thomas Bach, presidente del COI, en una conversación telefónica. Este aceptó la propuesta y comunicó después la noticia: los JJOO de Tokio cambiaban su fecha ante la grave crisis a nivel mundial en la que el planeta está inmerso.

Lo que todavía se desconoce es la fecha exacta en la que pasarán a celebrarse los Juegos. El Comité Olímpico Internacional, en su comunicado, señalaba que se llevarán a cabo "para una fecha posterior a 2020, pero no después del verano de 2021", ya que el fin es "salvaguardar la salud de los atletas y todos los involucrados en los Juegos Olímpicos y la comunidad internacional".

No solo cuándo se acabarán disputando los Juegos Olímpicos mantiene a la expectativa al mundo del deporte y sus aficionados, sino también cómo se va a actuar ante la celebración de otros importantes campeonatos durante el próximo año 2021. Y no solo queda ahí la cosa, ya que otros contratos como el de la Villa Olímpica también deben resolverse.

El fútbol y los Juegos

La UEFA decidió aplazar Eurocopa y la CONMEBOL hizo lo propio con la Copa América del verano de 2020 al de 2021. Esto no tendría por qué comprometer lo que suceda con los JJOO de Tokio, ya que estos tres eventos también coincidían de haberse podido celebrar este verano.

Otra cosa es la famosa edad de corte de los futbolistas que acuden a la cita olímpica. En teoría, estos son los denominados sub23, salvo tres jugadores que pueden superar la edad de 23 años en cada una de las selecciones que disputan los Juegos. Sin embargo, ninguno de ellos puede echarse a temblar pese a superar esa edad antes de acudir a Tokio.

Los jugadores de la selección española tras ganar el Europeo sub21 REUTERS

La FIFA habla, en la reglamentación para poder acudir a los Juegos, de los futbolistas nacidos a partir del año 1997. Esto quiere decir que pese al cambio de fecha, esto continuará estando vigente aunque se posponga la cita olímpica del 2020 al 2021. En suma, aquellos que superen esa barrera sub23, pero que hayan nacido a partir de 1997 podrán estar en los JJOO de Tokio.   

Mundiales de otras disciplinas

Otro de los puntos calientes es qué pasará con el Mundial de Atletismo, de Natación... Que debían celebrarse en 2021. En lo que respecta al primero, la Federación Internacional de Atletismo (World Athletics) ya se ha mostrado abierta a aplazar su campeonato por el bien de todos ante esta situación excepcional por la que se está atravesando.

Por otro lado, la Federación Internacional de Natación (FINA) también ha señalado, tras el anuncio del COI del aplazamiento de los Juegos, que por el bien de los deportistas y del éxito de su Mundial, se está buscando cuadrar fechas. En principio, su celebración estaba encuadrada entre el 16 de julio y el 1 de agosto de 2021 en Fukuoka (Japón).

Instalaciones y Villa Olímpica

El aplazamiento de los JJOO va a ocasionar pérdidas millonarias. Los contratos hechos para el uso de algunas instalaciones durante los Juegos tienen fecha de caducidad y es que no se podía prever una situación como la actual. 40 sedes en total acogerán estos Juegos de Tokio. Algunas instalaciones son nuevas, mientras que otras han sido reacondicionadas.

El problema viene con situaciones como la del Estadio Olímpico que debía pasar a privatizarse después de ese agosto de 2020. En el plan del Gobierno de Tokio y de la organización, este será privatizado para sacarle un mayor rendimiento económico albergando desde distintas competiciones deportivas a conciertos. Esta pausa supone que los beneficios no solo caigan en picado, sino que también se produzcan pérdidas.

También cabe hablar aquí de la Villa Olímpica. De las 5.600 viviendas construidas, 1.000 ya han sido vendidas y deberían pasar a ser disfrutadas por sus nuevos dueños después de la fecha fijada anteriormente para la finalización de los Juegos Olímpicos. El aplazamiento supone que sus dueños legales no puedan disfrutar de sus casas hasta el 2021, un año después de lo esperado.

[Más información: El COI aplaza los JJOO de Tokio hasta 2021 por la crisis del coronavirus]