Parecía que iba a ser un día de campeones en Europa, pero finalmente solo lo ha sido de campeón, ya que el Manchester City no ha podido cumplir con lo esperado y el alirón tendrá que esperar. Pequeño traspié de los hombres de Guardiola que, aún así, no pasarán apuros para celebrar su victoria en la Premier League en próximas fechas. 

Noticias relacionadas

El cuadro citizen se las prometía felices en su partido contra el Chelsea, ya que si ganaban en el Etihad se proclamarían ganadores de la Premier League nuevamente y sucederían al Liverpool en la lista de equipos victoriosos. Y todo después de haber certificado su pase a la final de la Champions esta misma semana, la primera de toda su historia, tras eliminar al PSG

Por ello, la alegría y la confianza eran desmedidas en los de Guardiola que tenían en su calendario marcado a juego el duelo contra el Chelsea para poder gritar bien alto que ya son los campeones de Inglaterra. Sin embargo, se han llevado un duro correctivo y un aviso para el futuro, ya que mancunianos y londinenses se verán las caras en la gran final de la Champions. 

Los jugadores del Chelsea celebran su victoria frente al Manchester City EFE

El técnico alemán ha convertido a este Chelsea en una apisonadora que el pasado miércoles se deshizo del Real Madrid sin piedad alguna para meterse en la final de la Champions. Y con ese mismo propósito salieron en su duelo contra el Manchester City, decididos a arruinar la fiesta al líder de la competencia. 

Todo parecía listo y dispuesto para la gran celebración del City, especialmente cuando Gabriel Jesús marcó para los de Guardiola. El delantero brasileño les ponía en ventaja y acercaba más que nunca el título. Lo más difícil ya estaba hecho y el camino parecía andado con el destino escrito. 

Sin embargo, los de Tuchel no estaban por la labor de ser ellos los invitados a la fiesta sin tener nada que celebrar y decidieron arruinarles el festejo por la puerta grande. Aún así, quien empezó enterrando sus opciones fue el propio City, ya que un minuto después del gol de Gabriel Jesús, el 'Kun' Agüero falló un penalti por tirarlo a lo panenka, lo que podría haber supuesto poner mucha tierra de por medio con dos mazazos seguidos antes del paso por vestuarios. Ya en el segundo tiempo, el Chelsea se reveló contra el guion escrito y le dio la vuelta al partido gracias a los goles de Ziyech en el 63 y de Marcos Alonso en el 92. 

El Bayern sigue dominando

Quien sí cumplió con todos los pronósticos, lo tenía bastante más fácil que el Manchester City, fue el Bayern Múnich, que amplió una temporada más su dominio hegemónico en Alemania con su título de liga número 30, los 9 últimos conseguidos de forma consecutiva. Los alemanes no tuvieron ni siquiera que jugar para proclamarse campeones ya que su eterno rival, el Borussia Dortmund, les hizo el favor al vencer al RB Leipzig, segundo clasificado, haciendo ya matemáticamente imposible que los de Nagelsmann pudieran alcanzar al que será su nuevo equipo el próximo año tras la salida de Flick

Hans-Dieter Flick felicita a sus jugadores del Bayern Múnich por el triunfo EFE

Aún así, y por si había alguna duda, el Bayern Múnich saltó al césped en su partido de la jornada con la intención, no solo de ganar, sino de celebrar el título con una auténtica exhibición, y así lo hicieron a costa de un débil Borussia Mönchengladbach que fue un juguete en manos de los campeones. Ya en la primera parte el encuentro estaba resuelto gracias a los goles de Thomas Müller, Coman y Lewandowski por partida doble. El delantero polaco celebró el triunfo y set del Bayern con un hat-trick. Sané redondeó la goleada por 6-0 que ya forma parte del título 30 del Bayern.

[Más información: Las ligas europeas 'finalizan' antes de tiempo: las cuentas de Ajax e Inter, campeones oficiales]