"No estoy capacitado para decir si es el peor. Que yo he vivido, debe estar ahí". Así es como ha valorado Gerard Piqué la actuación de Josep María Bartomeu al frente del FC Barcelona. Lo cierto es que el expresidente no salió muy bien del club azulgrana y ahora el central se lo recuerda de forma muy directa. 

Noticias relacionadas

El defensa del Barça no ha escatimado en sus críticas contra el antiguo máximo mandatario del club, que llegó a ser detenido por la policía y que tuvo que dimitir para poner fin a una de las etapas más oscuras de la entidad. Auque Piqué reparte culpas entre todos, espera que ahora con Laporta las cosas vayan mejor: "Todos tenemos culpa pero es cierto que el club no ha ido hacia donde deseamos todos los culés. Ahora estoy esperanzado e ilusionado. Los siguiente 5 ó 10 años serán muy buenos para el Barça".

El central del FC Barcelona ha participado en una divertida entrevista en el programa La Sotana donde ha hablado de Bartomeu, de la situación del equipo en estos momentos, de su relación con los medios y hasta de la lengua que se habla en el vestuario. Lo cierto es que la polémica entre el castellano y el catalán siempre le persigue, aunque ya no esté a su lado Sergio Ramos para contestar. 

Gerard Piqué durante un calentamiento del FC Barcelona EFE

Piqué se muestra muy sincero y aunque se pone la máxima exigencia, analiza fríamente desde donde viene el equipo y los éxitos que se han conseguido en el pasado. Para él, las épocas de vacas flacas son inevitables en un mundo tan cíclico: "Llegamos a un nivel futbolístico muy alto y un club no se puede mantener en ese nivel de tanta excelencia. Antes del triplete del Guardiola jugábamos la UEFA".

Sin embargo, Gerard también echa la vista atrás para ver hasta donde ha llegado y cómo ha sido una carrera en la que ha ido cambiando hábitos: "Si la gente supiese un 5 por ciento de mi primer año en el Barça me dirían de todo. Si el primer año que debuté, que salía más que el sol, me dicen que con 34 jugaría en el Barça, no daría ni un duro. He sabido gestionar cuando mi cuerpo necesitaba una cosa u otra. También es clave la estabilidad familiar. Yo voy temporada a temporada. Siempre la miro como la última, si luego hay otra perfecto".

Relación con los medios

El jugador del FC Barcelona ha hablado también de su complicada relación con los medios de comunicación ahora que cada vez está más cerca del medio, pero por intereses profesionales: "No me molestan es que, al final, piensas que para qué haces una entrevista. Cuando eres joven para darte a conocer, para dar un mensaje y ya no lo necesito. El futbolista tradicional cuando va a una entrevista irá con recelo pensando a ver el titular que buscan".

Gerard Piqué celebra un gol con el Barcelona EFE

Piqué considera que hay que diferenciar el periodismo del entretenimiento, aunque critica la tendencia lineal que a veces lleva el primero, como suele suceder por ejemplo en la zona mixta con los futbolistas: "Siempre son las mismas preguntas y las mismas respuestas. Hay un excompañero mío que un día me dijo que si se sale de este guion...".

Piqué ha repasado su última polémica, su día de surf mientras estaba de baja por la lesión muscular: "Estoy bien de la lesión. Nos fotografiaron y ya. Fui a hacer surf porque estoy bien. Le dijimos al fotógrafo que no las hiciese pero fue su minuto de gloria".

Problemas del club

El jugador del Barça ha analizado la situación de Umtiti, un jugador que ha sido compañero de batallas en la defensa y que ahora pasa por una situación terrible: "Está cumpliendo el contrato con todas las obligaciones. La gente tiene que ser empática. La actitud es impecable. No se ha perdido nunca un entrenamiento".

"Otra cosa es quién le firmó el contrato, un presidente que fue votado por los socios. ¿Los pitos? La mayoría de gente están en una empresa desde hace 30 años y no hacen nada. Si estuviese en otro club, por ejemplo en el United, estaría haciendo lo mismo que Umtiti. Cada situación es diferente. Sólo pido que la gente sea empática".

Además, ha contado cómo se enteró de la salida de Messi: "Nos llama Laporta para informarnos. Aunque nos bajamos el sueldo los capitanes llegábamos para inscribir a los fichajes. El club estaba esperando a ver qué pasaba con Leo antes de anunciarlo porque el acuerdo estaba".

El intentó de Piqué de rebajarse su ficha para ayudar a la entidad tuvo su efecto positivo, pero no el suficiente: "He renunciado a una parte del sueldo. A mi se me terminaba el contrato este año pero si jugaba X número de partidos se renovaba en las mismas condiciones que este año. Ahora el fijo y el variable ha cambiado".

Gerard Piqué, durante un calentamiento AFP7 / Europa Press

Análisis de entrenadores

El centrar del Barça ha hablado sobre tres entrenadores que han marcado su pasado y su presente: "Con Guardiola llegamos a un punto de tensión con él importante, y del vestuario en general. El tema Mourinho desgasta mucho. Pep quiere absoluto control de todo lo que pasa. Yo empiezo a salir con Shakira y la relación con él cambia. Ahora la relación es perfecta. Tenía mucha presión y, si hubo un momento, que podía pensar en irme es en la 11-12".

"Koeman ahora es el entrenador ideal. Y Eder Sarabia es una persona con muchos conceptos. Una cosa es Setién y otra Sarabia. Para empezar, la generacional. Sarabia era la persona correcta".

Por último, y tras afirmar que está deseando jugar contra el Espanyol y que este curso ganarán algo, resolvió una duda curiosa, la de cuál es el idioma que más se habla en estos momentos en el vestuario después de los últimos cambios que ha habido y sobre todo tras la salida de Messi: "El catalán está muy bien. Ahora en el club si se da un mensaje se da en catalán. En el vestuario hay varios que hablamos catalán".

[Más información: Piqué la lía en Cantabria: hace surf lesionado y se enfrenta al fotógrafo que le descubrió]