El proyecto de la Superliga Europea sigue estando vivo. Principalmente porque tres de los grandes clubes del continente han reafirmado su confianza en que esta idea de competición salga adelante, incluyendo modificaciones y actualizaciones derivadas de las conversaciones que se puedan tener con organismos como FIFA y UEFA. Pero, además, porque los seis clubes ingleses que anunciaron su baja siguen formando parte de la empresa.

Noticias relacionadas

El peso de los clubes de la Premier League fue fundamental desde un primer momento. Y, aunque fueron los primeros en comenzar la desbandada de la Superliga, han pasado dos meses y no han logrado dejar de formar parte legalmente de la cúpula de la competición. Así lo confirma el diario The Times, que destaca que pese a que la intención de los clubes es abandonar la Superliga, aún no lo han hecho.

Una situación que choca con los diferentes pactos a los que han llegado los equipos británicos tanto con la UEFA como con la propia Premier League. Con ambas entidades, que fueron claves para frenar el auge de la Superliga, se han cerrado pactos para evitar que competiciones como la fundada puedan tener un hueco en el fútbol actual y en el del futuro. Acuerdos que, entre otras cosas, incluyen grandes sanciones económicas.

Las instalaciones de la UEFA en Nyon UEFA

Los clubes ingleses, que fueron los primeros en dar un paso atrás tan solo dos días después del anuncio, tuvieron al Manchester City como 'director'. El conjunto del jeque nunca terminó de generar confianza entre los dirigentes y fue el impulsor de esa rectificación. Sin embargo, el resto de equipos siguieron sus pasos en las sucesivas semanas. 

¿Incumplen los acuerdos?

Todos, cabe recordar, firmaron con la UEFA un pacto de paz en el que acordaban no impulsar de nuevo la Superliga, darse de baja y aceptar sanciones económicas en caso de sumarse a este tipo de proyectos. Por si fuera poco, asumieron también una retención de sus ingresos derivados de competiciones europeas en forma de sanción. Un proceso que, poco después, siguieron con la Premier League.

En el caso de la liga inglesa, no se dieron a conocer los acuerdos firmados, pero sí la firme convicción de todos los integrantes de la competición de que la Superliga no tiene cabida y que, en caso de volver a unirse a este tipo de proyectos, se impulsarán sanciones económicas desde el estamento.

Pese a estos anuncios, tal y como recoge la información de The Times, la Superliga continúa con los clubes ingleses dentro de su órgano de dirección. Real Madrid, Juventus y FC Barcelona, defensores del proyecto, han soportado las presiones y pese a las amenazas de expulsión, jugarán la próxima temporada en la Champions League

Citando fuentes de la Superliga, en el diario asegura que existe la dificultad de cómo abordar una salida pactada. Según recalcan, "no hay ningún mecanismo" para abandonar la Superliga que ellos mismos fundaron y por ello "no está muerta", sino que simplemente "descansa" hasta un nuevo impulso en el fútbol continental.

[Más información - La Premier League hace oficial su acuerdo contra la Superliga: pacto con los clubes para el futuro]