Lío en la selección de Francia. Las quejas de Olivier Giroud tras el partido contra Bulgaria siguen coleando y parece que no han sentado nada bien a uno de los 'señalados': Kylian Mbappé. A la estrella del PSG y Les Bleus le han enfadado las palabras de su compañero y el seleccionador Didier Deschamps ha tenido que mediar para evitar un incendio a solo días del inicio de la Eurocopa, según L'Équipe.

Noticias relacionadas

Giroud estalló cuando, tras marcar un doblete, le preguntaron si era culpable de que Mbappé se alejara del área justo cuando entró él al campo en sustitución del lesionado Benzema. El delantero, que termina contrato con el Chelsea, se defendió con una queja: no recibe balones de sus compañeros.

"Dicen que soy discreto, pero es porque a veces pido los balones y no me llegan. Después, intento hacer todas las llamadas posibles a mis compañeros, e intentar aportar soluciones en el área. Con dos buenas asistencias de Ben Yedder y Pavard, pude terminar bien el partido, pero podríamos haber marcado más goles si hubiéramos sido más eficientes. Estoy muy feliz de poder haber ayudado al equipo, no estoy amargado", dijo.

Giroud, celebrando un gol con Francia Reuters

Lo que dijo Giroud le sentó mal a Mbappé. El delantero se ha sentido señalado, más aún al citar su compañero directamente a Pavard y Ben Yedder por sus asistencias en los dos goles. En los medios franceses ya avisaron del doble sentido que tenían las palabras de Giroud, que iban con doble sentido para Mbappé.

Después de lo ocurrido, Giroud quiso justificar sus declaraciones y habló con Mbappé después de la comida en la concentración. Sin embargo, según el citado medio, eso no fue suficiente para calmar a la estrella de la selección y estaba decidido a dar una rueda de prensa este jueves para dar su versión de la polémica.

Pero Mbappé, en principio, no hablará antes de la Eurocopa. Deschamps logró disuadir a su figura, explicándole que no era el momento de salir a hablar ante la polémica y que debía centrarse en el debut en la Eurocopa contra Alemania. Mbappé se calmó tras hablar con su entrenador.

La polémica ya está servida por este rifirrafe entre Mbappé y Giroud, aunque L'Équipe explica que el ambiente en el resto del equipo sigue siendo bueno. Al menos, este miércoles se supo que la lesión de Benzema no era para tanto y se habría quedado más en un susto. Con el '9' del Real Madrid a su lado, parece que Mbappé estará más agusto que compartiendo delantera con Giroud.

[Más información: Giroud 'incendia' la concentración de Francia: lío que salpica a Mbappé y Deschamps interviene]