El Atlético de Madrid ya tiene su 11ª Liga. El equipo de Simeone no falló ante el Valladolid, aunque sufrió en exceso, y se proclamó campeón sin necesidad de esperar a que se confirmara un favor del Villarreal en el Estadio Alfredo Di Stéfano que al final no llegó. El conjunto rojiblanco tuvo que luchar hasta la última jornada para cantar el alirón, a pesar de que gozó de una ventaja de hasta 11 puntos con el Real Madrid. [Narración y comentarios: así vivimos la última jornada en directo]

Noticias relacionadas

Líder desde la jornada 9, el Atlético cumplió con los pronósticos para volver a ser campeón de Liga siete años después de su último título. En aquella ocasión la ganó en el Camp Nou también en un duelo final. La 'era Simeone' ha logrado que, por primera vez desde los 70, una generación de rojiblancos celebren dos Ligas en la misma década. 

Un título que se ha cimentado con una mezcla de las paradas de Oblak, los goles de Luis Suárez y los pulmones de Marcos Llorente. El esloveno ha vuelto a ganar el Zamora, su quinto en seis años, y hasta ha contado con la suerte de lado cuando la ha necesitado, como en aquel penalti en Elche que Fidel mandó al palo.

Por su parte, Luis Suárez ha marcado 21 goles decisivos, incluido el de la victoria contra el Valladolid, y se ha convertido en el '9' que necesitaba Simeone para que el equipo diera un paso adelante. Un regalo del Barça que ha dado La Liga al Atlético junto a un Marcos Llorente que fue vendido por el Real Madrid al vecino y eterno rival tras no encontrar sitio en las rotaciones de Zidane.  

Una jornada de infarto

La última jornada fue como el resto de La Liga, de infarto. Si todo el mundo esperaba un triunfo fácil del Atlético ante un Valladolid casi descendido y que había sido goleado por la Real Sociedad hace una semana, todo lo contrario. Una contra perfectamente ejecutada dejó a Óscar Plano en un mano a mano contra Oblak que no desaprovechó para hacer el 1-0.

Pero la alegría duró poco en Valdebebas, ya que el Villarreal también marcó a través de Yeremi Pino. Los dos aspirantes al título perdían y el Atlético era líder por incomparecencia del Real Madrid en el Di Stéfano. Los de Zidane estaban desaprovechando su gran oportunidad, mientras que los de Simeone, agarrotados y nerviosos, no podían con un Valladolid que no sufría. La Liga, y la vida, al revés. 

Las vidas paralelas de Real Madrid y Atlético en esta Liga se volverían a cruzar en la segunda parte. Benzema marcó de cabeza y, en lo que revisaban la jugada en el VAR, la puntera de Correa ponía el 1-1 en Zorrilla y acercaba un poco más La Liga para los de Simeone. Además, el tanto del Real Madrid fue anulado por fuera de juego en un nuevo acto de fe para el aficionado con las lineas del VAR. 

Luis Suárez acabó por escribir el nombre del Atlético en la copa al marcar el gol que culminaba la remontada ante el Valladolid y que sentenciaba La Liga para los de Simeone. El Real Madrid, que se enteró de la resurrección rojiblanca, no terminó por tirar la toalla en el Di Stéfano y Benzema y Modric dieron la vuelta al encuentro en los últimos segundos para poner el 2-1 y esperar un milagro en Zorrilla que no llegó.

El cuadro final de La Liga quedó con Betis y Real Sociedad en Europa League, Villarreal en Conference League y Huesca y Valladolid descendidos a Segunda División. Y, por encima de todo, con el Atlético de Madrid como campeón de un Liga diferente y marcada por la ausencia de público en los estadios a causa de la pandemia. 

La 'era Simeone'

Esta Liga es la primera del Atleti en el Wanda, paradójicamente. El equipo que más llamamientos hace a su afición para las gestas logró un título jugando a puerta cerrada y escribió así otra curiosa historia de esta pandemia de la que ya se empieza a ver el final. 

Sin duda, esta Liga también tiene el nombre de Diego Pablo Simeone por encima de cualquier otro. El argentino era ya el mejor entrenador en la historia del Atlético, pero ha seguido alargando su leyenda con un campeonato que empieza a borrar el 'qué manera de palmar' de Sabina

La 'era Simeone' ha dado ya 8 títulos a las vitrinas del Atlético de Madrid (2 Ligas, 1 Copa, 2 Europa League, 1 Supercopa de España y 2 Supercopas de Europa), además de las dos finales de Champions perdidas ante el Real Madrid, su gran bestia negra a pesar de este título. 

La lucha del Real Madrid

Por su parte, poco se puede reprochar al Real Madrid. En una temporada plagada de lesiones, más de 60, de positivos por Covid y de decisiones arbitrales que perjudicaron sus intereses, los de Zidane han luchado hasta el último segundo de La Liga y se quedaron a puertas de una final de Champions. 

Aquella (no) mano de Militao, aquel fuera de juego de Mariano que no era, aquella mano de Miranda ante el Betis, aquel penalti en El Sadar... Muchas acciones y muchos puntos que se quedaron por el camino. El Real Madrid tiene motivos, y razones de peso, para sentirse perjudicado por los árbitros esta campaña. No es que no pudiera, es que tampoco le dejaron. Incluso en el último encuentro tuvo una mano no pitada a Parejo y un fuera de juego de Benzema que deja muchísimas dudas. Poco que reprochar por tanto. 

Ahora falta por ver si Zidane seguirá o no en el Real Madrid, pero lo que nadie puede debatir es que el equipo siempre ha cumplido con el francés, incluso en su única temporada en blanco. El Real Madrid hizo bueno su lema de 'Hasta el final'.

Al igual que el Atlético honró su 'Nunca dejes de creer'. Los de Simeone consiguen La Liga tras haber comenzado perdiendo en las dos últimas jornadas de Liga. 'El Cholo' siempre dijo que para ganar el título había que ser el "más fuerte psicológicamente" y su equipo demostró no dar su brazo a torcer y mostrar la entereza necesaria para dar la vuelta a dos resultados que han sido decisivos para levantar La Liga. 

[Más infromación - El Atleti recibe las felicitaciones como campeón de Liga: de Torres al Real Madrid]