Cuando parecía que el asunto de la Superliga Europea iba a dar una tregua, la situación ha vuelto a recrudecerse. Después de su creación y paralización en unas 48 horas, el proyecto en ningún momento ha muerto aunque en la actualidad solo haya tres equipos que sigan reconociendo que están adheridos. Las amenazas desde el lado de la UEFA siguen, mientras que estos protagonistas se muestran fuertes ante toda la presión a la que les están sometiendo.

Noticias relacionadas

Después de que la UEFA haya anunciado el acuerdo al que ha llegado con los nueve clubes que se adhirieron en un principio a esta competición y luego se salieron y diera continuidad a las amenazas contra Real Madrid, Barça y Juventus, la batalla está encendida. Arsenal, Milan, Chelsea, Atlético de Madrid, Inter, Liverpool, Manchester City, Manchester United y Tottenham han firmado un documento un documento en el que acatan cuestiones como volver a la ECA, realizar una donación de 15 millones, una retención del 5% de sus ingresos por una temporada y el compromiso de pagar una multa de 100 millones de euros si quieren jugar una competición no autorizada.

Además, el organismo advirtió de que se reserva "todos los derechos para tomar las medidas que considere oportunas contra los clubes que hasta ahora se han negado a renunciar" a la nueva competición. A la espera de que se anuncien esas medidas que quiere acometer el organismo continental, estos clubes señalados también cargaron con fiereza para defenderse de esa estrategia de señalamiento público que ha iniciado UEFA.

Aleksander Ceferin, presidente de UEFA REUTERS

"Esto es inaceptable en un Estado de derecho y los Tribunales ya se han pronunciado sobre el proyecto de la Superliga ordenando a la FIFA y la UEFA, con rotundidad, que se abstengan mientras se tramita el procedimiento judicial, directamente o a través de sus entidades afiliadas, de realizar cualquier actuación que pueda penalizar a los clubes fundadores o que vaya contra la Superliga", explicaron en esa nota de prensa que compartieron los tres clubes que siguen con el proyecto.

Por si fuera poco, en Italia este lunes han amenazado a la Juventus con una expulsión de la Serie A. Pero hay otro organismo que hay que tener en cuenta dentro de esta batalla para anticiparse a lo que puede suceder y ese es el TAS.

Expulsión de Champions

Todo el mundo está apuntando a que esa es la gran decisión que puede tomar la UEFA con los equipos que siguen asociados a la Superliga. Tanto es así que desde la FIFA, en concreto con Gianni Infantino a la cabeza, se han mostrado reacios a que se apueste por esta restricción: "Hay que tener cuidado al hablar de sanciones por la Superliga. Algunas acciones deben tener consecuencias, pero también hay que pensar en las consecuencias de posibles sanciones porque al castigar a un club también se hace a jugadores, entrenadores, aficionados, que no tienen nada que ver con eso".

Las protestas de los aficionados del Tottenham Hotspur que metieron presión al club inglés para salir de la Superliga Europea REUTERS

Aunque se ponga en duda que el organismo pueda plantear una competición sin estos equipos a pesar de que se hayan clasificado por méritos propios, sobre todo por el hecho del interés que añaden a la Champions con su mera presencia, UEFA puede solicitar algunos compromisos como los que ha determinado con los equipos que también estuvieron en la Superliga. 

Evidentemente, una decisión colateral de no invitar a estos equipos podría ser recurrida ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo y en los últimos casos en los que se ha inmiscuido, los clubes han salido airosos frente a UEFA. Además, los clubes fundadores ya tienen de su parte las medidas cautelares del Juzgado de lo Mercantil 17 de Madrid que prohíbe a los organismos continentales, las Federaciones y las Ligas adoptar cualquier sanción contra los clubes participantes, sus jugadores y sus dirigentes.

Los últimos casos

El caso más reciente que ha enfrentado a UEFA con un club ante el TAS ha sido el de la sanción por saltarse el Fair Play Financiero del Manchester City. Los ingleses solo han tenido que pagar una multa de 10 millones de euros y no fueron expulsados de la competición durante dos campañas, empezando por esta en la que han llegado a la final. El Tribunal sostuvo que las acusaciones sobre la procedencia de los ingresos del City son "infundadas", pues los correos electrónicos aportados por la UEFA y que detallaban conversaciones entre el club inglés y los patrocinadores, únicamente muestran un preacuerdo que luego no llegó a rubricarse. 

Los jugadores del Manchester City celebran el pase a la final de la Champions League 2020/2021 Reuters

También el PSG se libró de que se reabriera su caso por incumplir este mismo sistema financiero con el caso de los falsos patrocinios. Después de determinar en un principio que no lo había incumplido, UEFA intentó volver a enjuiciar a los parisinos, pero el TAS determinó que la reapertura del expediente se produjo fuera del plazo previsto por la normativa. Ambos clubes, por cierto, han aceptado las nuevas condiciones del organismo continental para participar en la Champions que se explicaban anteriormente.

Sí que tuvo éxito en el TAS el litigio que enfrentó a UEFA contra el Skenderbeu de Albania por la trama de amaños de partidos en su país, amistosos e incluso en la clasificación para la Champions. En 2018 este club recibió la confirmación del Tribunal sobre su sanción para los próximos diez años sin poder jugar competiciones organizadas por el ente continental. Es el único que han ganado recientemente, por lo que los precedentes no hablan bien para el organismo. Ahora podrían enfrentarse en este terreno de batalla a la Superliga.

[Más información - Iker Jiménez y "la mente en red": así es su explicación de por qué los jóvenes ya no ven fútbol]