Pep Guardiola lo tiene claro. El entrenador que llevó a la gloria a al Barça quiere hacer lo mismo con el Manchester City, pero sigue pensando en la entidad culé. Tanto es así que piensa que Neymar, al que tendrá en frente este miércoles en la eliminatoria de semifinales de la Champions League, habría llevado a los azulgranas a ganar varios títulos de la máxima competición continental más si este hubiera seguido jugando en el Camp Nou.

Noticias relacionadas

"Recuerdo ver videos de Neymar allí y pensar: este es el rey del Santos. Los jugadores tenían la boca abierta. Si Neymar se hubiera quedado en Barcelona, habría ganado dos o tres Champions League más, él, Messi y Suárez eran los mejores en la delantera. Se fue a París, que no parece una mala decisión. Parece un bonito club, una bonita ciudad desde fuera. Soy un admirador suyo. Hace del fútbol un placer", explicó en la rueda de prensa previa al encuentro.

Cuando le preguntaron sobre cómo parar a un jugador así, Guardiola desveló que intentó dormir no pensando demasiado en ello. "Intentaremos detenerlos defendiendo como equipo y jugando bien como equipo. Tendremos que ajustar algo por supuesto, pero al mismo tiempo, no tendría ningún sentido no ser quienes somos siempre. Es normal adaptarse, como lo haremos contra Zaha contra Crystal Palace. Además, seguramente concedamos contraataques, tienen muchas armas", concretó el técnico.

No solo será Neymar el rival, si no que también está Kylian Mbappé, al que le compararon con Phil Foden, la gran perla del City: "Ambos son jóvenes talentos increíbles con habilidades increíbles, pero es difícil comparar jugadores en diferentes posiciones. Estoy seguro de que el PSG está feliz de tener a Mbappé, y no te imaginas lo felices que estamos de tener a Phil. No suelo regalar los oídos a los jugadores. Él no juega por ser jugador del Manchester City. Él juega porque está en un buen nivel".

"No quiero ganar"

Así de asertivo se mostró Guardiola cuando le preguntaron por lo que esperaba del encuentro. "No quiero ganar mañana. No quiero ir a una final. El sueño es ser nosotros mismos", expuso el técnico en uno de sus tradicionales mensajes curiosos antes de un gran partido. Sobre el planteamiento, priorizó el hecho de tener la posesión: "Queremos tener el balón. Si lo tenemos en las posiciones adecuadas, se crea estabilidad en el equipo y eso es lo que intentaremos hacer mañana".

El objetivo de Pep es asentar al City en estos niveles de la competición. "No estamos en la élite de esta competición, pero queremos estar allí con seguridad. Los propietarios, cuando asumieron el cargo, querían llevarnos a lo más alto en Inglaterra primero, y tenemos la suerte de vivir allí. Estamos muy contentos de viajar a París con este club para intentar ganar y luego a Crystal Palace para intentar ganar uno de los dos partidos que necesitamos para ganar el título. La Premier League es la más importante, pero la Champions League es la más bonita", argumentó el técnico español.

[Más información: El ataque de Pep Guardiola contra FIFA y UEFA: "Que extiendan el año a 400 días para jugar más"]