Real Madrid y FC Barcelona se han quedado como los únicos equipos miembros de la Superliga Europea que se anunció la noche del domingo. Primero fueron los clubes ingleses, luego los italianos y por último el Atlético de Madrid los que abandonaron la organización por la presión recibida. Sin embargo, los dos equipos de La Liga se mantienen y, según Florentino Pérez, también Milan y Juventus. Según ha publicado Financial Times, en las cláusulas de adhesión a la competición se recogen posibles demandas a los clubes que abandonen en determinadas situaciones.

Noticias relacionadas

Las entidades presididas por Florentino Pérez y Joan Laporta, las únicas que no han emitido ningún comunicado después de la tensión de las últimas horas, así como aquellas que no hayan pedido su retirada, podrían emprender acciones legales contra aquellos clubes fundadores que han abandonado la Superliga tan temprano. Financial Times, que ha tenido acceso a las diferentes cláusulas, señala que los clubes solo podían abandonar la Superliga a partir de 2025 y con la comunicación de un año de antelación.

Por ello, aquellos equipos que han dejado la Superliga tan solo 48 horas después de su creación, podrían enfrentarse a demandas millonarias por parte de los conjuntos que sí han cumplido con los contratos vinculantes que se firmaron. Aunque no se especifican cifras, sí que se recalca que serían procesos millonarios.

Laporta y Florentino Pérez

Las cláusulas de salida de la competición, recoge el medio, se especificaron una vez se consiguió la base financiera para organizar la Superliga. Cabe recordar que JP Morgan era una de las piezas fundamentales de esta organización, por lo que en cualquier caso habría que devolver los 3.250 millones de euros que ha aportado el fondo para este inicio revolucionario de la Superliga.

Florentino Pérez, presidente de la Superliga, ya anunció en su primera comparecencia pública tras la creación de la competición, que el acuerdo era vinculante. "Lo llevamos hablando mucho tiempo y estamos hablando de clubes que no son cualquiera. Cuando hemos salido es porque teníamos la seguridad de que estábamos haciéndolo bien. Firmamos todos el sábado, es algo vinculante y estamos contentos de haberlo hecho. Vamos a negociar juntos y vamos a hacerlo todos juntos", explicó el dirigente.

Presiones y 'bajas'

Ni 48 horas han durado algunos de los clubes más importantes que formaban la Superliga y que fueron parte fundamental de su iniciación. Las entidades británicas, que desde hacía meses habían sido relacionadas con la creación de la Superliga, acabaron cediendo a la presión de sus aficionados, de la Federación Inglesa, de la UEFA y FIFA y, sobre todo, del gobierno británico.

Boris Johnson se ha acabado convirtiendo en uno de los aliados más importantes de Ceferin, pues llegó a plantear alguna respuesta desde el ejecutivo para frenar el impulso de la Superliga Europea. El City acabó cediendo -también al conocer la relajación del Fair Play Financiero propuesto por la UEFA- y a última hora de la noche le siguieron el resto de clubes ingleses. Algunos como Arsenal o Liverpool incluso pidieron perdón a todos sus aficionados por haberse metido en la Superliga.

[Más información - La hipocresía de Piqué con la Superliga: montó su Davis sin la ATP y compró el ascenso del Andorra]