Cientos de aficionados del Cádiz acudieron a las inmediaciones del estadio para apoyar a sus jugadores antes del partido ante el Real Madrid. Sin embargo, lo hicieron protagonizando imágenes muy preocupantes con aglomeraciones en las calles pese a la petición de las autoridades sanitarias de cumplir las medidas de seguridad contra la Covid. 

Noticias relacionadas

Los hinchas acudieron justo cuando la plantilla se trasladaba al terreno de juego para disputar el encuentro de La Liga. Un camino habitual y que, en citas importantes, suele despertar el interés pese a las restricciones sanitarias. La asistencia de aficionados cuando el autobús del Real Madrid realizó el mismo trayecto fue menor.

Cabe recordar que ya hace un año, cuando el Cádiz consiguió subir a Primera División, y con el virus haciendo aún más daño en la población, se repitieron este tipo de imágenes pese a la petición de las diferentes autoridades. Por aquel entonces, apenas se detectaron personas con mascarilla, algo que en esta ocasión sí ha estado más presente entre los aficionados reunidos en los aledaños.

Sin embargo, ese recuerdo de la afición del Cádiz no es el único. Y es que recientemente, con motivo de la Copa del Rey y de las jornadas clave de La Liga como el derbi madrileño, aficiones como la del Atlético de Madrid también hicieron saltar las alarmas con sus aglomeraciones en las calles. Incluso en el FC Barcelona se vivieron escenas similares en la previa ante el PSG, donde jugadores del primer equipo o hasta Koeman tuvieron problemas para acceder a las instalaciones por la gran concentración de aficionados culés.

Partido con polémica

La tensión del duelo, más allá de los objetivos deportivos, ya se podía palpar en las horas previas. Y todo por al explosión de la denominada Superliga Europea. El proyecto encabezado por hasta 12 grandes clubes del fútbol continental que suponía crear una competición alternativa a la Champions para revolucionar el fútbol y salir de la crisis económica generada por la Covid-19.

Anunciada el domingo por la noche, la repercusión y polémica no tardó en extenderse a lo largo y ancho del planeta, hasta el punto de involucrar a autoridades políticas como el gobierno británico. Después de mucha presión y críticas, tan solo 48 horas después del anuncio los clubes ingleses dieron un paso atrás y, sucesivamente, la Superliga ha quedado herida de muerte, al menos por el momento, con solo Madrid y Barça como miembros.

Sin embargo, la polémica ha llegado al terreno de juego y son varios los clubes de La Liga que portarán durante toda esta jornada camisetas de rechazo hacia la Superliga Europea con el lema "el fútbol es de todos". El equipo gaditano, por ello, pondrá ese extra de tensión a un encuentro donde ambos conjuntos se juegan mucho.

[Más información - La hipocresía de Piqué con la Superliga: montó su Davis sin la ATP y compró el ascenso del Andorra]