Leo Messi está siendo el gran tema de actualidad en los últimos días en el mundo del fútbol. El futbolista argentino del FC Barcelona ha recibido uno de los mayores golpes que puede recibir un deportista y casi cualquier trabajador, y es la filtración de su propio contrato. Teniendo en cuenta las cifras que en él aparecen, esa filtración ha sido todavía más dolorosa porque ha puesto de manifiesto la gran ruina que supone para el Barça. 

Noticias relacionadas

La estratosférica cifra hecha pública, los ya famosos 555.237.619 euros son ya historia del deporte mundial porque se trata del mayor contrato de la historia jamás firmado por un deportista. Además, firmado con una entidad que se encuentra al borde de la ruina y que hace unos días hacía público que su deuda, a estas alturas de temporada, es de 730 millones de euros en pagos a corto plazo y de un total de 1.173 millones en total. 

Este contrato, firmado en el año 2017 y que termina este mismo mes de junio, permite a Messi además marcharse a final de temporada a donde quiera y, aún así, recibir un pago de casi 40 millones de euros que podría cobrar unas semanas después de haber sido presentado por su nuevo club. Quien sabe si ya con la camiseta del PSG, Messi recibirá el aviso de su banco de haber recibido este nuevo ingreso

Leo Messi

Lo que es seguro es que durante todos estos años, Messi ha estado percibiendo unos 70 millones de euros netos por cada temporada, lo que suponen en el Barça un agujero económico de 140 millones cada año. En estas condiciones, renovar a Messi es casi imposible, así como afrontar cualquier otro tipo de incorporaciones para mejorar el equipo. 

En el día de ayer, Leo volvió al terreno de juego después de que se hiciera público su contrato con el Barça y en los primeros 45 minutos no defraudó, demostrando que o no le han afectado las filtraciones, o prefiere reivindicarse y hablar en el campo. El '10' del FC Barcelona anotó el primer tanto en el partido frente al Athletic con un soberbio lanzamiento de falta

Sin embargo, en los segundos 45 minutos casi desapareció. Se le vio mucho menos participativo y su apagón coincidió con la peor fase del encuentro para el Barça. Dembélé tomó el mando del choque y fue ese jugador desequilibrante que Messi no pudo ser. De hecho, al argentino se pudo ver hasta 'chupón' en alguna acción, como queriendo anotar el tanto de la victoria que cerrase el partido y le dejase como héroe absoluto. 

La defensa de Olé

Al final, el tanto del triunfo fue de Antoine Griezmann y los méritos del buen juego cayeron sobre su compatriota francés Dembélé. Sin embargo, Messi ha recibido una buena noticia esta mañana, cuando se ha despertado con una polémica portada a su favor. Se trata de la del Diario Olé

El medio argentino ha seguido la misma línea marcada por El Mundo y ha respondido así a la filtración de su contrato. 650 goles, 270 asistencias y 755 partidos. Son las cifras de la carrera deportiva de Leo Messi y que suponen para este medio argentino los datos verdaderamente importantes de lo que han bautizado como Messigate

Además, desde su misma portada instan al lector a tomar estas cifras como las realmente ciertas sobre la presencia de la figura de Messi, como si fuera obligatorio a obviar las astronómicas cantidades que aparecen en su contrato. Además, definen la filtración del contrato del argentino como una traición a la que Leo habría respondido con un nuevo golazo, el anotado de falta directa ante la mirada de Unai Simón y Yeray, que nada pudieron hacer por evitar el tanto. 

[Más información: Messi cobra más del doble que Cristiano Ronaldo: el error de Bartomeu y el acierto de Florentino]