Paul Pogba dio positivo por coronavirus el pasado mes de agosto. Y desde entonces no ha vuelto a ser el mismo. El jugador de Manchester United no ha encontrado su ritmo, se ha puesto en duda su estado físico y, además, él mismo ha abierto el debate sobre una posible marcha del club inglés rumbo al Real Madrid. Después de estrenarse como goleador en esta campaña de la Premier League, Pogba ha puesto sobre la mesa las consecuencias de que un futbolista de élite pase la Covid-19.

Noticias relacionadas

El galo, en palabras para la televisión oficial del club, ha reconocido por primera vez que, todas estas semanas en las que se ha puesto en duda su calidad, las secuelas de la Covid-19 seguían haciendo mella. Pogba se quedaba sin aire, no podía dar el cien por cien en el terreno de juego y, pese a no contar con la continuidad esperada, ya está recuperando su forma ideal.

Pogba ha explicado que todo "es extraño" y "difícil de explicar". Hasta en los entrenamientos llega a un punto donde necesita decirle al preparador físico que se siente raro. "No soy yo", ha subrayado. "Me canso y me quedo sin aliento muy rápido".

El francés "no podía correr" pese a intentarlo. "Se lo dije al entrenador", ha confesado a los micrófonos del propio club. "Quedamos en probar desde el inicio para ver cómo iba". Sin embargo, Pogba "no podía correr" porque se quedaba sin aire. Después de "mucho tiempo", ya ha llegado a un nivel que él mismo considera bueno.

"Estoy encontrando mi ritmo", ha reconocido. Ya puede "controlar el juego" y recuperar balones, algunas de sus características principales en el césped. "Me encuentro bien y queremos ganar. Por eso vine aquí y por eso quiero tener éxito", ha sentenciado en las declaraciones al Manchester United.

Y es que Pogba jugó los 90 minutos ante el West Ham. Su gol fue clave en el 1-3 cosechado en la jornada de la Premier League. Y, además, supuso recuperar sensaciones después de sus dos últimas ausencias en la competición nacional y de sus escasos 16 minutos en la pasada jornada de Champions League ante el PSG. Con menos de 700 minutos en lo que va de temporada, Pogba quiere dejar atrás las secuelas de la Covid y recuperar su sitio en el United.

Sus palabras también sirven para poner en alerta al fútbol mundial. Pese a dejar la Covid-19 atrás y poder participar en las competiciones, el físico se ve muy afectado y secuelas como las de Pogba son comunes en las personas que han pasado la enfermedad.

Dudas en su futuro

El centrocampista apunta a ser uno de los nombres propios del mercado de fichajes. Pogba se declaró en público al Real Madrid confesando que le gustaría jugar en el equipo merengue. Palabras que provocaron un terremoto en el United y que han provocado un aluvión de rumores sobre sus próximos pasos.

Según se publicó en Inglaterra, el club inglés estaría dispuesto a dejarle salir si pide una renovación con un aumento salarial desorbitado. El Real Madrid sería el destino preferido por el jugador a la vista de sus propias palabras.

[Más información - El Manchester United sufre un ciberataque y los hackers piden millones por no revelar los datos]