Las selecciones más grandes siguen presentando novedades en sus convocatorias y la campeona del mundo, Francia, no iba a ser menos. El último en llegar a la concentración de esta semana fue Ruben Aguilar, de 27 años, que hasta 2019 no llegó hasta uno de los puntales de la Ligue-1 -aunque ahora en horas bajas-, el Mónaco. La llamada de Didier Deschamps le llegó el lunes por la noche, estrenándose como internacional.

Noticias relacionadas

Ruben Aguilar (Grenoble, Francia, 1993) estaba hace solo seis años en cuarta división francesa. Su ascenso hasta la élite ha llegado tras varias temporadas de escalada. Su trabajo hasta convertirse en el lateral derecho más destacado de la Ligue-1 ha tenido recompensa con la llamada de la selección francesa. Al combinado bleu les esperan en los próximos días tres compromisos contra Finlandia, Suecia y Portugal.

La carrera internacional de Ruben Aguilar, sin embargo, tiene un episodio curioso en el pasado. No es la primera vez que el futbolista francés ha sido convocado por una selección, aunque no fue la francesa. Tampoco la Selección de Luis Enrique, puesto que también tiene la nacionalidad española por su padre. Fue Bolivia y el motivo es de lo más surrealista que se haya visto en el fútbol internacional en los últimos años.

Fue en 2017. Mauricio Soria, seleccionador de Bolivia por entonces (dejó el cargo en 2018), quiso meter a Ruben Aguilar en una convocatoria. La Federación boliviana de fútbol le llamó para incluirle en la lista a pesar de que su nacionalidad es la francesa. La sorpresa del jugador fue mayúscula: "Bolivia contactó conmigo, pero me resulta extraña", contaba por entonces en Goal.com. La explicación que encontró fue todavía más sorprendente.

Fichaje de videojuego

Y es que a Ruben Aguilar se le atribuía en el videojuego de PC 'Football Manager' la nacionalidad boliviana además de la francesa. No es la única vez que un club o una selección ha acudido a este juego de ordenador para captar futbolistas desconocidos. Por ejemplo, el Hoffenheim dio con Roberto Firmino en 2010 a través del Football Manager cuando jugaba en segunda brasileña. Un negocio que costó 3,5 millones de euros y años después se convirtió en una venta de 45,5 'kilos' al Liverpool.

Ruben Aguilar Reuters

Su padre es español

Pero a Bolivia no le salió bien el movimiento. Que en el juego (y en otras páginas) le atribuyeran la nacionalidad del país sudamericano tiene su explicación: "Su padre es de Santa Cruz, pero de Santa Cruz de Tenerife (España), no Santa Cruz de la Sierra (Bolivia)", tuvo que aclarar en su día el seleccionador de Bolivia. "Lamentablemente en algunas páginas sale con la bandera de Francia y la de Bolivia. Hemos podido corroborar que no tienen ningún vínculo con Bolivia", explicó.

Efectivamente, el padre de Ruben Aguilar es tinerfeño y por esa razón el futbolista pudo también ser convocado por la Selección. Hasta este lunes, Francia parece que le tenía atado. El futbolista del Mónaco, finalmente, jugará para la selección de su madre (francesa) y del país en el que nació, la localidad de Grenoble. 

Una historia curiosa, que no pasa de ser una anécdota del fútbol moderno y su unión con la tecnología, pero que marca la carrera de un futbolista de los que ha pasado de lo más bajo a lo más alto casi en tiempo récord. Ruben Aguilar cumple un sueño con 27 años y estas dos semanas podrá debutar con la selección campeona del mundo donde juegan los Mbappé, Pogba y compañía. Un videojuego 'amenazó' con cambiar su destino.

[Más información: La agenda de los internacionales del Real Madrid durante el parón de selecciones]