Los test para la detección del coronavirus no serán obligatorios en las competiciones organizadas por la RFEF hasta la jornada del 14 y 15 de noviembre. El organismo liderado por Luis Rubiales ya ha cambiado el protocolo sanitario y, según ha confirmado por medio de un comunicado, habrá que esperar algunas semanas para que se ponga en funcionamiento este protocolo contra la pandemia. Además, se tendrán que cumplir las condiciones previstas como la confirmación de que se emplea el logo de la RFEF en las equipaciones.

Noticias relacionadas

La Federación ha especificado que "la periodicidad de los test que obligatoriamente deben pasar todos los jugadores que participen en las competiciones oficiales de ámbito estatal no profesional será semanal, siempre que esa semana haya jornada o jornadas de competición". Las ligas afectadas, por lo tanto, son: Segunda B, Tercera, Primera y Segunda femeninas, Primera y Segunda de fútbol sala tanto masculina como femenina.

En otros casos como la Primera Nacional Femenina, Segunda B y Tercera de fútbol sala, División de Honor Juvenil de fútbol y fútbol sala, y Liga Nacional Juvenil, la periodicidad será cada 14 días siempre que haya jornada, tal y como se adelantó desde un primer momento.

La RFEF, tras la modificación de su protocolo reforzado, ha indicado que aquel jugador que no haya pasado los test obligatorios "no podrá disputar un partido oficial de las categorías de ámbito estatal" y, aquellas situaciones en las que "un equipo que no hubiera pasado los test obligatorios según la secuencia marcada", o que "no tuviera el número mínimo de jugadores que hubiera pasado los test obligatorios", a este se le dará el partido por perdido.

Jugadores del FC Barcelona fútbol sala @FCBfutbolsala

El organismo federativo también ha anunciado un acuerdo con la LNFP de cara a la Copa del Rey, donde participarán equipos de competiciones no profesionales contra equipos de categorías profesionales. Ambas organizaciones "han acordado que todos los equipos que deban disputar partidos de la competición", siempre y cuando sea "contra equipos pertenecientes a la Primera y Segunda División, deberán pasar todos sus miembros los correspondientes test, con la anterioridad mínima suficiente según el protocolo para los equipos profesionales aprobado por la LNFP".

En este caso será la LNFP la que, con su "proveedor oficial y de común acuerdo con la RFEF", repartirá los test pertinentes a los miembros de esos equipos que disputen los encuentros.

Sin embargo, estas medidas de protección contra la Covid-19 no entrarán en vigor hasta las jornadas previstas para el 14 y 15 de noviembre, cuando ya se habrán disputado partidos en las diferentes competiciones. "A partir de esta fecha, será obligatorio declarar ante el árbitro correspondiente el cumplimiento de la obligación de haber pasado los test según la secuencia correspondiente. La no declaración o el no haber pasado los test obligatorios impedirá la disputa del encuentro, dando por perdedor al equipo que no cumpla", sentencian.

Test obligatorios

Hasta el momento han sido tres los protocolos presentados en el deporte no profesional. Primero fue el CSD, que tras una negociación con Comunidades Autónomas y Federaciones optó por dejar los test como una recomendación. A pesar de que desde el organismo liderado por Irene Lozano lo querían como obligatorio, la presión y ganas de llegar a un acuerdo hizo que se retirara esa condición.

Posteriormente, la RFEF presentó un llamado "protocolo reforzado" y que dejaba en manos de cada Comunidad Autónoma la obligatoriedad o no de realizarse pruebas contra la Covid-19. En este caso, sindicatos como AFE abrieron una nueva negociación y consiguieron que se hicieran obligatorios. En parte, gracias también a su aportación económica. Ese ha sido el último y tercer protocolo aprobado y que ya ha sido confirmado.

[Más información - Clubes de 2ªB y 3ª avisan a la RFEF: necesitan más ayudas para evitar desaparecer en tres meses]