El lío con los horarios del campeonato nacional de La Liga es el cuento de nunca acabar. El juzgado de lo Mercantil número 2 de Madrid ha desestimado íntegramente la solicitud del mantenimiento de las medidas cautelares acordadas por la Audiencia Provincial para la celebración de partidos los viernes y los lunes realizada por LaLiga. El juez, Andrés Sánchez Magro, como ya hizo en la sentencia de mayo pasado tras el juicio celebrado en febrero, emplaza de nuevo a LaLiga y la Federación Española de Fútbol (RFEF) a "negociar de buena fe" el calendario. 

Noticias relacionadas

En cualquier caso, LaLiga ha anunciado unos minutos después que no modificará los horarios ya establecidos para disputar los encuentros de las próximas jornadas en viernes y lunes. El organismo que dirige Javier Tebas entiende que "resulta inocua" porque "es atribución legal del CSD la resolución de los conflictos de competencias".

Sánchez Magro ha tomado esta decisión en cumplimiento de una exigencia legal y "para que se coordine el interés del fútbol profesional con el del fútbol no profesional". Después de que el Consejo Superior de Deportes intercediera en el conflicto y diera su beneplácito para que hubiera partidos en esos dos días de la semana, Luis Rubiales ha vuelto a hacer uso de la justicia madrileña para volver a paralizar la situación con un solo objetivo: tratar de sacar más dinero para ceder.

La nota de LaLiga por la que informa de que no se modifican los horarios de lunes y viernes

"Es lógico y coherente que a través de la coordinación exigida por la Ley del Deporte, las partes alcancen el correspondiente acuerdo sobre la cuestión que nos ocupa. En definitiva, ninguna medida de presión de la RFEF hacia LaLiga se apreciaba ni se aprecia por este juzgado sino más bien todo lo contrario, predisposición a negociar desde la buena fe para alcanzar un acuerdo satisfactorio para todo el fútbol español", señala la resolución.

El juez insiste en que nadie puede actuar unilateralmente en este asunto y recuerda a las dos partes que esta negociación no es más que la base de los acuerdos que rigen entre ambos organismos. "LaLiga no puede olvidar, menos aún la RFEF por su propia posición institucional, que debe llevarle a facilitar en la medida de lo posible el buen fin de la competición, que siendo organizada por LaLiga exige su decisiva participación. Es, sin duda, una responsabilidad de primer orden", apunta la sentencia.

Tumba al CSD

Eso sí, se ha saltado a la torera esas competencias que alegaba el CSD que le hacían responsable para tomar la decisión que tomó la semana pasada. El Consejo anunciaba en su resolución que lo hacía "en el uso de las competencias atribuidas por la legislación vigente". También se incluía que era necesario adoptar esta decisión "con carácter de urgencia, para establecer un marco de apoyo y protección global del ecosistema del fútbol profesional, femenino y federado, que contribuirá a la estabilidad y la seguridad jurídica del fútbol y de todo el deporte".

La resolución también afectaba al fútbol femenino ya que se establecía entre las condiciones para que hubiera fútbol lunes y viernes que, en un máximo de 20 jornadas por temporada, sin incluir festivos y un solo partido por jornada, fijaba una franja horaria -delimitada y reservada, hasta las 14:00 horas de sábados y domingos- para la celebración y eventual retransmisión de partidos de la Primera Iberdrola y el resto de categorías.

Cabe otra apelación

Ante la resolución hecha pública este martes cabe la interposición de recurso de apelación ante la Sección 28 de la Audiencia Provincial de Madrid, la competente en asuntos de naturaleza jurídica mercantil, en el plazo de veinte días. Además, LaLiga ha anunciado que estudiará la conducta de Sánchez Magro por "la diferencia de criterio con lo señalado por un tribunal superior".

[Más información: Los test de la Covid-19, obligatorios en Segunda B, Tercera y Primera y Segunda femenina]