El FC Barcelona sigue siendo un polvorín. A Josep María Bartomeu nada le sale bien, especialmente cuando tiene que ver con lo que sucede dentro del vestuario de la entidad que todavía preside, algo que puede tener los días contados. El presidente propuso a la plantilla una reducción de sus salarios para intentar paliar la pésima situación económica del club, pero esta ha sido rechazada. 

Noticias relacionadas

Además, al circo que tiene montado Bartomeu no dejan de crecerle los enanos, ya que este rechazo no solo vendrá por parte de la primera plantilla, sino que el filial ha decidido cerrar filas en torno al vestuario del primer equipo y se manifestarán en el mismo tono, haciéndolo de forma conjunta. 

De esta forma, Josep María Bartomeu verá como tanto primer como segundo equipo se alinean en su contra y siguen poniéndole trabas para intentar recuperar de alguna forma desesperada el control económico del club. La situación financiera del Barça es catastrófica, sin embargo, los jugadores no parecen estar por la labor de facilitar que Bartomeu tape su horrenda gestión que va camino de sumir al club en una crisis casi inabordable. 

Leo Messi en un entrenamiento con el FC Barcelona Twitter (@FCBarcelona_es)

Por si esto fuera poco, tal y como ha informado RAC1, tanto la primera como la segunda plantilla del FC Barcelona tienen decidido comunicar su decisión al club con un burofax que podría llegar en las próximas horas. De nuevo, otra comunicación de lo más amarga para Josep María Bartomeu como ya sucediera con el caso Messi y su deseo de salir

Lo cierto es que la petición de Bartomeu ha resultado ser desorbitada para ambas plantillas, ya que se pedía una reducción salarial de jugadores y empleados de hasta el 30%. Además, el máximo mandatario del Barça había dejado abierta la puerta para negociar este asunto hasta el próximo día 22. Sin embargo, los jugadores han decidido cerrarla de un portazo y pronto harán saber de manera oficial su decisión al club. 

Por si esto fuera poco, Bartomeu estaba dispuesto a esperar hasta el 5 de noviembre para llegar a un acuerdo con los jugadores, que habían solicitado una mesa de negociación diferente al resto de trabajadores del club al considerar sus condiciones completamente diferentes. Sin embargo, a Bartomeu ya le sobran plazos porque conoce el pensamiento tanto de la primera como de la segunda plantilla. 

Josep María Bartomeu, durante un partido del Barcelona de Baloncesto EFE

La crisis del Barça

La situación en estos momentos en Can Barça es realmente tensa, tanto es así, que podrían cruzarse las denuncias entre jugadores y entidad. La realidad es que el club ha reducido su presupuesto para esta temporada en cerca del 20%, por lo que hace inviable mantener su escala salarial tal y como estaba, y por ello está decidido, incluso, a acometer estos recortes salariales de forma unilateral. 

El propio club ha reconocido que las pérdidas por los efectos de la pandemia de la Covid-19 ascienden a casi 100 millones de euros, por lo que, si no se produce un acuerdo con los trabajadores y los jugadores, la entidad blaugrana con Bartomeu a la cabeza tendrá que aplicar estas medidas correctoras a la fuerza, incluso invitando a los jugadores a entrar en un proceso de denuncias por las acciones cometidas. Un nuevo fuego que se avista en el horizonte del FC Barcelona. 

[Más información: El Barça, endeudado: paga fichas con el crédito para el Espai y deberá 1250 millones a Goldman Sachs]