La asistencia de aficionados en los partidos de Champions League y Europa League que se disputen en España no está asegurada. La UEFA, organizadora de las competiciones, levantó las restricciones hace unos días y puso un límite de aforo a los encuentros del 30%. Sin embargo, estos debían contar con el visto bueno de las autoridades locales y en el caso de España sigue sin estar claro pese a la proximidad de las fechas.

Noticias relacionadas

Las competencias son de las Comunidades Autónomas y, por lo tanto, cada una podría tomar una decisión al respecto. Pese a ello, desde el Consejo Superior de Deportes se ha defendido que la situación sanitaria del país no es la adecuada y de ahí que la postura sea de no permitir hinchas en los estadios hasta 2021. El CSD, para comprobar las posiciones de cada territorio, optó por reunirse con todas las Comunidades Autónomas para analizar la situación. Según ha podido saber EL ESPAÑOL, no ha habido consenso.

Fuentes de la reunión transmiten a este periódico que si bien una amplia mayoría de las Comunidades Autónomas defienden la misma postura del Consejo Superior de Deportes, es decir, de no admitir público en las competiciones de gran calibre como la Champions, existen algunos gobiernos regionales que mantienen su propia opinión de que sí puede acceder a estas alturas cierto porcentaje de público.

Eso sí, según trasladan a EL ESPAÑOL, en ningún caso se ha puesto encima de la mesa permitir una gran afluencia de aficionados a los estadios afectados por la decisión de la UEFA. Por lo tanto, si la decisión final es de permitir que los hinchas regresen a los estadios de fútbol, en ningún caso será a grandes niveles. La decisión final no está tomada y, aunque por el momento cada Comunidad Autónoma podría tomar una decisión, la idea es mantener los contactos para encontrar un punto común entre todos los implicados.

El lío de competencias reside en que el CSD solo tiene mando directo sobre ligas profesionales como La Liga o la ACB. Otras competiciones como la Champions League o la Europa League, sin embargo, no están incluidas en esta lista y están a cargo de la organización, en este caso la UEFA, y las Comunidades Autónomas. 

Esta diferencia ha permitido que en torneos como la Eurocup o Euroliga de baloncesto sí se haya podido jugar con público en la grada, mientras que en la misma ACB o en encuentros de fútbol de La Liga en los mismos territorios no.

El Camp Nou antes del Barça - Nápoles REUTERS

Carta del CSD a UEFA

El Consejo Superior de Deportes, con Irene Lozano como máxima representante, se comunicó con el presidente de la UEFA por carta. En dicha misiva se transmitía la situación sanitaria del país, pidiendo que esa posibilidad de jugar con público en los campos españoles se anulara por parte de la organizadora.

Irene Lozano indicaba que hasta el año que viene no se tenía previsto permitir el regreso de aficionados a las gradas en el más alto nivel. "Todo lo enumerado debería ser aplicable a los partidos internacionales de UEFA que se jueguen en España, en todos los niveles. En este caso, deberíamos tener en cuenta que todos los jugadores que participan en la Selección Española absoluta son deportistas profesionales, que juegan en equipos profesionales de todo el mundo", aseguraron desde el CSD.

Clubes como el Real Madrid, Barcelona, Atlético de Madrid, Sevilla, Granada, Villarreal y Real Sociedad se mantienen a la espera.

[Más información - Inter, Monchengladbach y Shakhtar, rivales del Real Madrid en la fase de grupos de la Champions]