Nike y Adidas han sido las dueñas del fútbol durante, al menos, las últimas décadas, hablando desde el punto de vista de las marcas. Las mayores estrellas del balón y los mejores clubes 'eran' de una u otra, pero la tendencia va cambiando en la actualidad con la fuerte apuesta que está haciendo Puma. Su último movimiento ha sido firmar a Neymar con un contrato millonario y sacarlo de las garras de Nike.

Noticias relacionadas

El fichaje de Neymar por Puma es el más grande que se haya visto en los tiempos recientes. El brasileño es considerado desde hace años el tercer mejor futbolista del mundo, algo que puede admitir debate, aunque no ocurre lo mismo cuando solo se cierne la discusión al aspecto meramente publicitario. Neymar es un imán para las marcas, tanto (o más) como lo son Leo Messi y Cristiano Ronaldo.

Hasta ahora Neymar era de Nike. Después de 15 años de relación separaron sus caminos, tres lustros en los que estuvo a la sombra de Cristiano, la gran estrella de la marca norteamericana en su sección de fútbol. Así como Cristiano era la imagen de Nike, Messi lo era de Adidas. El portugués lleva desde 2003 con Nike y el argentino desde 2006 con Adidas (curiosamente, antes le vestía también Nike).

Los 25 millones de Neymar

Neymar quedaba en un tercer plano, lo que ha cambiado por completo con su firma con Puma. Ningún futbolista en todo el mundo cobra más que Neymar por un patrocinio de una marca de ropa. Se han filtrado los detalles del nuevo contrato del brasileño y en él figuran 25 millones de euros por temporada. En Nike cobraba 12 y por encima tenía a Cristiano, con 16. El contrato de Messi con Adidas es de 19 'kilos' por año.

Neymar se convierte en la 'piedra angular' del proyecto de Puma. Un golpe estratégico para soñar con alcanzar a las dos 'grandes' de este negocio. Entre los números de la firma alemana y sus dos competidores todavía hay un gran trecho. De los 6.500 millones de dólares de Puma a los 46.300 millones de dólares de Nike y los 23.700 millones de dólares de Adidas.

Pero con Neymar, Puma logra un golpe de efecto. En los últimos años ya ha ido sumando 'nombres' a su nómina: Antoine Griezmann, Manchester City (antes Nike), Milan (antes Adidas), LaLiga... Con Neymar se quiere ir más allá y el acuerdo no se queda solo en los 25 'kilos' por temporada. Neymar tendrá su propia línea, como la tienen Cristiano y Messi en sus respectivas marcas, y Michael Jordan, el 'rey de reyes' en esto.

Puma presentó a Neymar con el lema 'The King is back' y quiere hacer de él su 'rey'. El espejo donde se mira la marca alemana es en Jordan, que construyó a base de su imagen un imperio en Nike bajo la firma 'Air Jordan'. Puma quiere con Neymar eso y que su acuerdo de patrocinio se extienda una vez que el brasileño haya colgado las botas.

Neymar, un embajador 'planetario'

El último embajador 'planetario' de Puma fue Usain Bolt, quien todavía sigue firmado con la marca. Era su insginia, pero con su retirada se perdió parte del efecto. El atletismo y el fútbol son mundos diferentes (tanto en años de carrera como exposición posterior a la retirada) y Puma se ha dado cuenta de que para competir a los grandes tenía que conseguir que su embajador principal fuera una estrella mundial del balón.

La oferta de superestrellas es muy escasa y por eso Puma no ha tenido miedo a rascarse el bolsillo para fichar a Neymar. Una apuesta arriesgada para algunos, pero viendo el potencial de marketing que tiene la estrella del PSG no debería de ser así. Adidas y Messi, Nike y Cristiano, Puma y Neymar. El trío de estrellas del fútbol y el trío de estrellas de las marcas deportivas.

[Más información: Puma irrumpe en el mercado del fútbol y agita la guerra de marcas con Nike y Adidas]