Arthur Melo sigue dando que hablar en Barcelona a pesar de su fichaje por la Juventus de Turín. Después de irse a Brasil tras el final de Liga y no querer volver, finalmente regresó a la ciudad condal, pero el club no le permitió estar con el equipo en el Camp Nou para la vuelta contra el Nápoles y se ha quedado al margen hasta que pueda comenzar la pretemporada con el conjunto italiano con un expediente disciplinario. Pero es que esta madrugada habría dado positivo en un control de alcoholemia en Palafrugell.

Noticias relacionadas

Según informa el Diari de Girona, el centrocampista habría sido denunciado por la policía local del municipio catalán después que diera una tasa de 0,55 mg/l mientras conducía un Ferrari. El jugador habría sufrido un accidente de tráfico leve sobre las cuatro de la madrugada en la calle del Corcho, una de las vías que da entrada a la población de la provincia de Girona. Habría tocado con la acera y terminaría empotrándose contra una farola. El coche ni los ocupantes habrían sufrido daños.

El hecho de superar los 0,50 mg/l lo convierte en delito penal contra la seguridad vial, por lo que tendrá que afrontar un proceso judicial. Según informa el diario local, una patrulla que pasaba por la zona se ha detenido al ver el siniestro viario, hicieron bajar a Arthur y, al ver que iba bajo signos evidentes de haber bebido, le practicaron la pertinente prueba de alcoholemia.

El jugador tiene contrato hasta el 1 de septiembre, por lo que actualmente sigue perteneciendo al club. El club podría volver a tomar medidas después de este suceso, aunque el hecho de que esté bajo ese expediente ya le tiene en un lugar a parte para la dirección deportiva. Todo esto se ha acumulado con lo que supuso el 2-8 del Bayern en Lisboa, acrecentando la crispación en torno a la situación de la entidad azulgrana.

El expediente

El brasileño no pudo acceder al Camp Nou para presenciar el Barcelona - Nápoles de Champions League, al no tener el resultado de la prueba PCR a la que se sometió a su llegada a Barcelona. El club no ha autorizado la entrada al jugador porque no dispone del resultado de la prueba de PCR, después de que Arthur estuviera dos semanas de vacaciones en Brasil, uno de los países más azotados por la pandemia. El club catalán no ha acreditado al jugador, debido a las medidas de seguridad por la pandemia de coronavirus y el protocolo sanitario impuesto por la UEFA.

Después de declararse en rebeldía tras su pase al Juventus de Turín, tenía prevista próximamente una reunión con el director técnico, Eric Abidal. A su llegada a Barcelona, Arthur se sometió a las pertinentes pruebas por el coronavirus, paso previo necesario para hacer efectiva su reincorporación a la disciplina del club este viernes. Arthur estaba citado el lunes 27 de julio para someterse a unas pruebas de la Covid-19 antes del regreso a los entrenamientos previsto para el día siguiente, pero no lo hizo.

El jugador adujo que el entrenador del Barcelona, Quique Setién, le habría comunicado que no iba a jugar más con el Barça y al brasileño tampoco le ha gustado como el club ha manejado su pase al Juventus, viajando el día después del partido en Vigo y sometiéndose en Turín a un reconocimiento médico. Después firmó con los piamonteses hasta junio de 2025 por 72 millones de euros más diez en variables.

[Más información: Bartomeu cesa a Setién como entrenador del Barça: "Está fuera"]