Partido histórico y para el olvido del FC Barcelona. El equipo de Quique Setién, que llegaba con ganas e ilusión, además de presión por hacerse con su único título de la temporada, fue goleado ante un Bayern superior. Su adiós a la Champions se produjo dejando una pésima imagen y con una goleada de 2-8 ante el cuadro bávaro.

Noticias relacionadas

Piqué fue el primero en hablar. Llegó tocado a zona mixta. Al borde de la lágrima. Uno de los pesos pesados del vestuario y en el momento más duro de los últimos tiempos en la entidad catalana. El central, como suele acostumbrar, fue tajante y pidió cambios a nivel estructural. A pesar de destacar que no quería señalar a nadie, sus palabras fueron en referencia de la gestión de Bartomeu.

"Es un partido horrible. Una sensación nefasta. Vergüenza es la palabra", explicó Piqué en la primera pregunta sobre la eliminación y el mal partido disputado. "No se puede competir así, no se puede ir por Europa así. No es la primera vez".

Compungido, el zaguero aseguraba que "es muy duro" perder de la forma en la que lo hizo el Barcelona. "Espero que sirva de algo", avisó en unas palabras muy similares a las que ya espetó Messi tras la derrota ante Osasuna en Liga. Ante tal situación, Piqué solo pudo mandar "a reflexionar" a "todos" los componentes de la expedición.

Tras ese breve y complicado análisis del encuentro, Piqué realizó sus declaraciones más importantes. Unas palabras que dejaron muy señalado al presidente Bartomeu y que abren la brecha entre vestuario y directiva: "Creo que el club necesita cambios. No hablo ni de entrenador ni de los jugadores. No quiero señalar a nadie".

El zaguero incluso explicó que se trataba de algo "estructuralmente". "El club necesita cambios de todo tipo", detalló. Según Piqué, partidos como estos y con tan mala imagen "no es la primera ni la tercera vez".

Josep María Bartomeu, presidente del Barcelona EFE

Su enfado fue tal que llegó a poner su salida del Barça a disposición del club porque "nadie es imprescindible". "Yo me ofrezco. Si tiene que venir sangre nueva y cambiar la dinámica, soy el primero en irme y dejarlo". "Ahora sí hemos tocado fondo. Creo que todos tenemos que mirar y reflexionar internamente y decidir qué es lo mejor para el club y para el Barça que es lo más importante". 

Setién y Bartomeu le apoyan

A pesar de que Piqué señaló claramente a la directiva, el presidente Bartomeu evitó subir el nivel de la polémica y se centró en el partido. El máximo mandatario culé, que adelantó que iban a hacer públicas algunas decisiones en los próximos días, coincidió con Piqué en que el partido fue una "vergüenza".

Por su parte, el entrenador sí que dio su punto de vista acerca de la tensa situación que viven en el club. Setién, que además no certificó que fuera a continuar como entrenador, apoyó las palabras de un veterano como Piqué en las que el central pedía un cambio más allá del entrenador y el jugador.

[Más información - "Piqué es un jugador de medio pelo; está con Shakira, si juega en el Valencia no lo conocen"]