Salva Ballesta (Zaragoza, 22 de mayo de 1975) siempre se ha caracterizado por ser una persona sincera y que dice lo que piensa en cada momento, sin temer a las posibles etiquetas que le puedan poner. El exfutbolista y actual entrenador del Algeciras no ha huido nunca del debate político y de pregonar a los cuatro vientos su "amor a la patria" por encima de todo.

Noticias relacionadas

El exdelantero de Atlético, Valencia y Málaga entre otros lució por los campos de fútbol la bandera nacional y la inscripción "Arriba España" en sus botas personalizadas. Hijo y nieto de militares, el vuelo acrobático ha sido su otra gran pasión y que ya practicaba en su etapa de futbolista profesional. 

En su etapa como jugador era un goleador nato, pero ante todo un guerrero. Esa misma faceta le ha acompañado también a lo largo de su vida fuera de los terrenos de juego. Sus declaraciones políticas le ha costado algún puesto de trabajo, pero no por ello ha dejado de un lado de expresarse libremente. 

Salva Ballesta, con la camiseta de la selección española Instagram: (@salvaballesta9)

Durante los últimos años, Salva ha visto como había puertas que se le iban cerrando por el veto de diferentes aficiones al considerarle un "facha". No pudo ser ayudante de Abel Resino en el Celta ni ser el entrenador del Cádiz tras el rechazo de diferentes grupos de seguidores al filtrarse la noticia. 

A pesar de ello, Salva es feliz ahora en el Algeciras. En el equipo andaluz ha encontrado su hueco el que fuera pichichi de Primera División en el año 2000 y de Segunda División en el 2001. Con una Liga en su palmarés conquistada durante su etapa en el Valencia, el exfutbolista considera que su máximo orgullo fue defender la camiseta de la selección española. 

Salva charla con EL ESPAÑOL a calzón quitado, sin vetos a preguntas ni condiciones. Asegura que en el mundo del fútbol el 90% de los jugadores son parecidos a él y que "si hablasen, todo cambiaría". Además, defiende la manifestación del sábado pasado organizada por Vox. "La gente es libre de expresarse, ya sea de un lado o de otro", afirma. 

¿Cómo surge la aventura de entrenar al Algeciras?

Soy entrenador desde enero de 2020. Tras haberse dado por finalizada la temporada debido a la pandemia del Covid-19, el equipo se ha conseguido salvar y seguiremos en Segunda División B. Yo tengo contrato hasta el año que viene. Está siendo una experiencia increíble y me están tratando muy bien. Soy también una persona que si alguien no está a gusto conmigo o yo no lo estoy, no sigo.

¿Cómo has estado viviendo estos meses de confinamiento?

Teniendo tres hijos, lo más importante es que hay ser organizado, disciplinado y constante. En la época más dura, por las mañanas me dedicaba a leer toda la prensa, ver partidos y a jugadores interesantes. Por la tarde, me dedicaba más a mi familia y a última hora a entrenar. No me gusta improvisar las cosas, si no desarrollar todo. El coronavirus, nos ha derrotado a todos. Hay que intentar pararlo y detenerlo. No se vence ni se le gana.

¿Tienes ganas de que vuelva La Liga?

Demasiadas. Estoy como loco. Veo mucho a mi hijo jugar al FIFA porque necesito fútbol. A nivel profesional, el futbolista ha estado mucho parado y es un entretenimiento y una manera de liberar mentalmente a los aficionados, a la población. 

¿Ves bien que regrese en la situación actual con la pandemia?

Sí. Muchos otros trabajadores están en sus respectivos oficios y los futbolistas deben hacerlo. Si existe seguridad, que es la imagen que se está dando, debe volver. Además, es un activo económico para el país. 

¿Entiendes que haya futbolistas que puedan tener miedo a contagiarse? 

Les comprendo totalmente. Y más con la información que se ha dado. Todo lo que sale de asociaciones me hace pensar que se ha llevado de manera contraria a como se debería haber llevado. Profesionales de la sanidad, miembros del Cuerpo y Seguridad del Estado, todo ese gremio de profesionales cargan y seguirán cargando, denunciarán y se querellarán contra la manera de proceder del Gobierno.

Salva Ballesta, en su presentación como entrenador del Algeciras

No olvidemos que esto es un virus que ha matado y sigue matando y que los que tienen que tomar decisiones han llegado tarde al partido. Pero bueno, eso no es novedad. Se podían haber evitado muchas muertes y contagios. Lo que menos hemos hecho ha sido prevenir con conocimiento la situación. Donde se tenía que haber prevenido no se ha prevenido. 

Atlético, Valencia, Málaga... ¿con qué recuerdos te quedas de los equipos donde jugaste?

En todos los equipos que he estado he sido muy feliz. Fue una época muy bonita y disfruté mucho. Con el Valencia gane una liga, pero las experiencias en los demás equipos fueron igual de buenas. Es imposible quejarme, mi carrera deportiva a nivel personal ha sido muy bonita. 

Aganzo, presidente de la AFE, ha sido denunciado. ¿Qué piensa un exfutbolista como tú de todo lo que está ocurriendo en el sindicato?

Me parece que cada uno defiende lo suyo. No puedo posicionarme ni en un lado ni en el otro. A lo largo de mi carrera me he posicionado siempre al lado de mis compañeros, pero luego a la hora de la verdad muchos se dan la vuelta. Es algo que se aprende de la vida y lo transmito a los jugadores. 

Illa entró en Gobierno para mantener la relación con los independentistas

Siempre has ido de cara en todo y has dicho las cosas como piensas, llegando a ser criticado por ello.

Así es. Pero los que me pueden decir algo sé quienes son y lo que son. 

¿Qué piensas del Gobierno y de su gestión en la crisis del Covid-19?

Lo resumo futbolísticamente: ha llegado tarde al partido, sabiendo la hora del choque. Siempre hemos tenido información, la cual se sabía meses antes. No hay que ser muy listo para saber lo que ocurre en países vecinos y no cerrar puertos, aeropuertos, entradas por carretera, etc. 

Otra cosa que no entiendo es cómo ponen en el Gobierno a una persona como Salvador Illa, que entra para mantener la relación entre los independentistas y el Gobierno, para luego pasar a ministro de Sanidad. Por ejemplo, la de Portugal tiene un currículum y una preparación. El nuestro tiene otro que no tiene nada que ver con el que corresponde a a su cartera. 

Pedro Sánchez está destruyendo España

La cantidad de información variable y los cambios que se hacen en tiempos récords. Las mentiras, las incongruencias con las cosas. Es todo un despropósito. Luego nadie dimite. Necesitamos gente y políticos leales, honrados, con disciplina profesional y con categoría humana. 

¿Está mintiendo el Gobierno?

Tengo muchos amigos que han votado al PSOE y a Unidas Podemos y están muy cabreados. Tiene que ser listo muy listo Pedro Sánchez o Pablo Iglesias para mentir tanto a sus votantes y que haya gente que les siga votando. ¿Mentiras? Cada día dicen una. Son demasiadas. 

Una persona como Pedro Sánchez que ha hecho tanto mal a España, que la está destruyendo con pactos que decía que no iba hacer, con mentiras... La mayor destrucción de este país es la pareja formada por Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. Y en el caso de Pablo Iglesias ha hecho todo lo posible por coger el sillón de la vicepresidencia y a partir de aquí a ver donde nos quiere llevar. Hay que dar muestras de que existe un gobierno bueno y con solidez.

Mis mejores amigos políticos son del PSOE

Cuando dicen una cosa, que no se cambie a la hora. Existe mucha incongruencia en todo lo que se ha hecho -en lo referido al cambio de fase, por ejemplo, no se han hecho por temas de sanidad, sino por temas políticos-. Espero que en las próximas elecciones lo paguen y haya un cambio de gobierno. Como español y ciudadano tengo todo el derecho a opinar. Ahora saldrá gente de un lado que me dirá algo. Pero me da igual. 

Ambos están destruyendo España. Hay gente que les seguirá votando y seguirán diciendo que la gestión que se ha hecho del Covid-19 es buena. No entra en mi cabeza que alguien pueda pensar así. Antiguamente había políticos que eran señores: Anguita, Fraga, Felipe González. Cada uno tiene sus ideas, pero lo de hoy en día es lamentable. Cuando todo pase, las cosas que se han hecho tienen que pasar factura y que haya dimisiones.

¿Nunca has tenido miedo a las consecuencias, como jugador y ahora como entrenador profesional, a expresar tu opinión política?

Yo siempre he dicho las cosas sin miedo a nada. Me da igual lo que diga y opine la gente de mí. No me considero ni extremista ni nada. Mis mejores amigos políticos son del PSOE. Si tuviese que votar en ciertos sitios, votaría al PSOE. Sé que son gente honrada y que lo hacen bien. Yo voto a las personas y por cómo son se que no me fallan. 

¿Facha? Hay mucha incultura

Siempre, desde mi época de futbolista, he querido y querré que España sea o intente ser productiva, ejemplar, señorial y que admita a todo tipo de gente que quiera venir a trabajar y a producir, no a violar ni a robar. Hay que intentar engrandecer a nuestro país y la bandera es lo que nos une a todo. Es un símbolo por la cual mucha gente ha dado la vida y ahora más que nunca. Yo siempre enseño mi bandera porque es la de mi país, donde están Cataluña, País Vasco, Galicia... No reivindico nada ni invoco. Soy una persona que se siente español y quiero que España sea la más grande en todos los conceptos. 

¿Qué significa para ti la palabra 'facha'?

Me dice que mucha gente es muy ignorante y hay mucha incultura propia. Hay mucha incultura y no tienen argumento alguno. La única fuerza que tiene esta gente es usar la palabra 'facha'.

¿Te llaman facha por portar la bandera de España? 

Si ser facha es sentirse español y amar mi bandera, que me lo llamen. Ser español y sentirse español es llevar tu bandera, creer en una disciplina social, creer en que tiene que existir un control de la inmigración para que el que en España entre produzca, tenga un contrato de trabajo, ayude y no viole, robe ni extorsione. 

Si el llamarse facha es ser correcto, ser educado, llevar todas las cuentas en orden o miles de cosas que podría decirte... Si todo eso es ser facha, que me lo llamen y me digan que soy el súper facha, me da igual. 

¿España necesita más figuras como Salva Ballesta?

España necesita que la gente socialmente conocida y que tiene representación, hable. En el gremio del fútbol, el 90% de los jugadores son muy parecidos a mí. Si hablasen, todo cambiaría. 

¿Qué opinas de la manifestación en coches del pasado sábado contra el Gobierno?

La gente es libre de expresarse y de mostrar su sentimiento a favor o en contra siempre de forma pacifica y sin altercados. Ya sea de un lado político u otro. 

¿Te parece que partidos como Vox o líderes como Abascal sean necesarios en España ante la coyuntura política actual?

Me da igual el partido político, las siglas, los colores... Yo lo que quiero es que haya líderes que hagan crecer a España, con ganas de dedicarse a los ciudadanos, que no roben y que tengan un sueldo digno y lógico. Me da igual que sean de un lado u otro, ya que hay políticos buenos tanto de izquierdas como de derechas. Mientras que se intente conseguir que España sea un país grande, unido, próspero y que atienda a los ciudadanos, me da igual quien esté. 

Los políticos tienen que vivir exactamente igual que un ciudadano ya que no tienen que tener privilegios. Son sirvientes de la ciudadanía y aquí solo tienen privilegios y muchos no aportan a tu país. Los que nos gobiernan deben luchar cada día para el beneficio del pueblo y no para beneficios personales. Y si todo eso no ocurre, deben dimitir. 

[Más información: Nazis, fachas y fútbol: del '88' de Buffon en el Parma a la camiseta de Franco de Nuno Silva]