1 de mayo de 2019. El día transcurría con normalidad hasta que alrededor de las cuatro de la tarde saltaba la noticia en todo el mundo. Desde Portugal, el Oporto confirmaba a través de un comunicado que Iker Casillas había sido hospitalizado después de sufrir un infarto de miocardio en el transcurso de un entrenamiento rutinario en la ciudad deportiva del club.

Noticias relacionadas

"Iker Casillas sufrió un infarto agudo de miocardio durante el entrenamiento de la mañana de este miércoles, realizado en el Centro de Entrenamiento y Formación Deportiva PortoGaia, en el Olival. La sesión de trabajo fue rápidamente interrumpida para ser prestada asistencia al portero del FC Porto, que se encuentra actualmente en el Hospital CUF Porto. Casillas está bien, estable y con el problema del corazón resuelto", comunicó el club portugués.

No solo el mundo del fútbol, sino del deporte en general y resto de personalidades o aficionados se volcaron con innumerables muestras de cariño hacia el guardameta. La preocupación por su estado continuó pese al tranquilizador comunicado del Oporto, aunque poco después fue el propio Casillas el que mandó un mensaje para calmar a todos sobre su situación.

"Todo controlado por aquí. Un susto grande pero con las fuerzas intactas. Muchísimas gracias por los mensajes y el cariño", escribió el portero en sus redes sociales. Junto a él siempre Sara Carbonero, con la que salió de la mano del hospital. Una imagen esperada por todos. Al fin se podía ver a Iker dado de alta después de vivir el capítulo más difícil de su vida.

"Esto es algo que puede sucederle a cualquiera en cualquier momento de la vida. He tenido mucha suerte. No sé que será del futuro, lo importante es estar aquí, pero nos veremos pronto", afirmó Casillas cuando dejó el hospital cinco días después de sufrir el infarto. Antes de eso ya había comenzado a especular con si esto sería el desencadenante de la retirada y a partir de ahí los rumores fueron en aumento.

Rumores de retirada

¿Adiós prematuro tras el infarto? Casillas estaba cuajando antes de eso su mejor temporada desde que llegó al Oporto, incluso muchos apostaban por su regreso con la Selección ya que sus números estaban entre los mejores de entre los porteros españoles en la 2018/2019. Pero el infarto lo cambió todo, su presente y su futuro. Se abría una nueva etapa de su vida.

Lo primero que tuvo que hacer Iker fue dar un paso a un lado. Sin poder entrenar junto al resto de sus compañeros, se convirtió en el enlace entre el vestuario y la directiva del conjunto luso. Mientras esto ocurría y con el paso del verano y el comienzo de una nueva temporada, los informes médicos de Casillas planteaban un escenario optimista.

Iker Casillas volvió a entrenarse con el Oporto y comenzó a trabajar durante la pretemporada del equipo, pero sin tener el permiso todavía para poder vestirse de corto. El presidente del club portugués, Pinto Da Costa, mostraba su optimismo allá por el mes de noviembre por volver a ver jugando al guardameta: "Estoy convencido de que veremos a Iker con la camiseta del Oporto". Pero puede que esto no suceda más.

Del campo a los despachos

El infarto sufrido el pasado 1 de mayo de 2019 dio un vuelco a los planes de futuro de Casillas. Con contrato con el Oporto hasta junio de 2020, se hablaba de nuevas experiencias lejos de la península ibérica para el de Móstoles. Pero es de sabios el reinventarse y es por eso que, sin complejos y con valentía, Iker decidió anunciar su candidatura a la presidencia de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF).

Los rumores sobre su candidatura comenzaron varias semanas antes. Por las redacciones y despachos empezó a rondar la noticia: ¿se presentaría Iker Casillas contra Luis Rubiales? Lo que en principio parecía una idea descabellada, fue tomando forma poco a poco. Se fue viendo a Iker acompañado de otras leyendas como Puyol, Iniesta o Villa y muchos se preguntaban si estaría sumando adeptos para su candidatura.

El 17 de febrero se confirmaba la noticia: Iker Casillas se presentaba como candidato en las elecciones a la presidencia de la Federación. "Sí, me presentaré a la Presidencia de la RFEF cuando se convoquen las elecciones. Juntos vamos a poner nuestra Federación a la altura del mejor fútbol del mundo: el de España. He informado de esta decisión al presidente de mi Club, el FC Porto, al que solo puedo expresar mi más profundo agradecimiento", anunció en su cuenta de Twitter.

Iker Casillas anuncia su candidatura a la presidencia de la RFEF

Los cimientos del fútbol español se removían... ¿podría ganar Casillas a Rubiales? Las cuentas han ido echándose y no es ninguna locura que el mostoleño se convierta en el siguiente presidente de la RFEF. La gran incógnita que no se ha resuelto todavía es cuándo anunciará que cuelga las botas. Hace unos días, el propio Iker publicaba un tuit, para después borrarlo, sobre que pronto iba a hacer un gran anuncio. Con la coincidencia de este particular aniversario, este 1 de mayo puede llegar la noticia. El final de la carrera en activo de uno de los mejores porteros de todos los tiempos.

[Más información: El mensaje más misterioso de Casillas... que acabó borrando de Twitter]