Ya es oficial: la temporada 2019/2020 de la Ligue-1 ha acabado. Ha sido el primer ministro de Francia Edouard Philippe el que ha tomado la decisión de que no haya fútbol hasta el mes de septiembre en el país galo. Mientras los clubes franceses deben reajustar su planificación deportiva y económica, en el PSG ya se ha instaurado la tormenta.

Noticias relacionadas

L'Équipe ha publicado que varios integrantes de la plantilla del Paris Saint-Germain continúan negándose a una reducción salarial por la crisis del coronavirus. El club galo está en conversaciones con dos de los pesos pesados del vestuario. Leonardo, por parte de la institución parisina, y Thiago Silva y Marquinhos por la de la plantilla.

En el PSG intentan seguir las directrices del Sindicato de Jugadores Franceses (UNFP). Se venía hablando de que si la Ligue-1 no volvía, el coloso parisino podría llegar a perder hasta 215 millones de euros. Esto hay que unirlo a que el presupuesto total del club es de 671 'kilos' y que de este montante global, 371 van destinados a pagar las fichas de los futbolistas.

Kylian Mbappé celebra un gol con el PSG Reuters

Hablando sobre nombres propios, Kylian Mbappé y Neymar Júnior perciben un sueldo mensual que ronda el millón de euros brutos. De producirse la reducción que pretende acordar el club para evitar un desastre absoluto, estos pasarían a ingresar un 70 por ciento del sueldo firmado en sus contratos.

Contactos continuos

Leonardo es el que ha dirigido las negociaciones con los jugadores hasta ahora, pero según el medio galo, en los próximos días aparecerá en escena Nasser Al-Khelaifi, quien tiene pensado ponerse en contacto con futbolistas de mucho peso en el vestuario para llegar al deseado acuerdo que, hasta ahora, se le ha resistido a la directiva del PSG. La cancelación de la Ligue-1 abre un nuevo escenario y desde el club esperan un gesto solidario de los jugadores.

[Más información: Francia cancela la temporada de la Ligue-1 2019/2020 por el coronavirus]