El 19 de febrero se disputó en Italia el Atalanta - Valencia, partido de ida de los octavos de final de la Champions League. El equipo italiano, perteneciente a la ciudad de Lombardía, lugar donde empezó el brote del coronavirus en Italia, venció por 4-1, pero la noticia estuvo en las consecuencia que dejó el partido.

Noticias relacionadas

Giorgio Gori, alcalde de Bérgamo concedió una entrevista vía Facebook en la que señaló que el partido entre ambos equipos disputado en Milán fue uno de los grandes focos del contagio.

"En ese momento no sabíamos lo que pasaba. El primer paciente en Italia fue el 23 de febrero. Si el virus ya circulaba, los cuarenta mil aficionados que fueron al estadio de San Siro se contagiaron. Nadie conocía que el virus ya circulaba entre nosotros. Muchos vieron el partido en grupos y hubo muchos contactos esa noche. El virus pasó de unos a otros contagiando a todos los presentes en el público", comentó. 

Gori también considera que hubo más razones por la que la gente se contagió: El partido no fue todo porque la chispa verdaderamente fue en el hospital de Alzano Lombardo, con un paciente con una pulmonía no reconocida y que contagió a pacientes, médicos y enfermeros. Ese es el foco del brote". 

Valencia, el primer foco

Todo ello provocó que en Valencia se diesen los primeros contagios de coronavirus, al igual que en el equipo che, donde jugadores como Garay, Gayá y Mangala fueron infectados por el Covid-19.

A todos ello se sumó Kike Mateu, periodista de El Chiringuito que viajó a cubrir el choque y que hace unos días dio negativo en coronavirus tras más de 20 días en aislamiento.

[Más información: El Valencia sigue acusando las consecuencias del coronavirus: nuevos positivos en la plantilla]