El Rayo Vallecano está metido en un buen lío. Competición ha sancionado al conjunto de Vallecas con una multa de 18.000 euros y el cierre parcial del fondo del estadio durante dos encuentros por los insultos que un sector del público dirigió al jugador ucraniano del equipo manchego Roman Zozulya.

Noticias relacionadas

Estas medidas no han sentado nada bien al presidente del club, Raúl Martín Presa, que ha acudido a El Larguero de la Cadena SER. El máximo dirigente ha manifestado que "en cuanto sacaron la primera pancarta, nuestra megafonía advirtió que no estaba permitido". "A una parte de la afición Zozulya no le es grato por motivos completamente ajenos al fútbol...", agregó.

Además, reconoció que "para localizar a estas personas el Rayo necesita las imágenes y esas imágenes las tiene la UCO". "Le hemos pedido a la policía que nos identifique a esas personas, pero no nos las han identificado. "Sabemos quienes son con nombres y apellidos los 1900 aficionados que hay en esa grada, pero no sabemos de esos 1900 cuáles sí son y cuáles no", aclaró.

La grada de aficionados del Rayo Vallecano Twitter: (@ElTransistorOC)

No obstante, aseguró que "la persona identificada de Tarazona va a ser expulsada con total seguridad" aunque todavía no han podido reunir el Consejo de Administración. Sobre la sanción, Presa apuntó que "a quien tienen que sancionar no es al Rayo es a estas personas".

"No hay mayor injusticia que un tercero pague el pato de lo que ha hecho alguien. El Rayo es ese tercero, no tiene nada que ver. Estamos sufriendo amenazas, miedo no hay ninguno. Aquí el Rayo Vallecano es una víctima", indicó. 

Por último, el presidente del Rayo Vallecano confesó que "algunos políticos se han reunido con parte de estos ultras, con eso se lo digo todo". "Parte de estos ultras han estado reunidos por ejemplo en la Comunidad de Madrid el pasado año", concluyó.

[Más información: La segunda parte del Rayo - Albacete, a puerta cerrada por los gritos contra Zozulya]