El ministro de Cultura y Deporte en funciones, José Guirao, calificó de "excelente" la decisión de suspender el encuentro del pasado 15 de diciembre entre Rayo Vallecano y Albacete por insultos al jugador ucraniano Roman Zozulya, y reconoció que fue "un gran paso" a tener en cuenta "sea donde sea" siempre que esté justificado.

Noticias relacionadas

Aunque no entró a juzgar la sanción conocida este mismo viernes, que determina que la segunda parte del choque se dispute a puerta cerrada, el Ministro consideró fundamental "que hubiera acuerdo entre todos para detener el partido y suspenderlo". Así lo explicó tras la presentación del libro 'Sin odio', que tuvo lugar en el Consejo Superior de Deportes.

"Me parece excelente lo que se hizo, el motivo y cómo se resolvió. Lo de las sanciones ya es opinable y no quiero entrar. Pero fue un gran paso y si hay que seguir dando pasos de ese tipo habrá que hacerlo, porque es una manera de luchar de frente contra esos comportamientos incívicos y antisociales", manifestó Guirao.

Una decisión arbitral consensuada con los clubes implicados que demuestra "voluntad y coordinación", y que servirá de precedente para futuros incidentes similares en los estadios. "Lamentablemente, motivos para suspender un partido ha habido desde hace tiempo. Por eso lo importante es que se haya dado ese paso por primera vez".

Se abre un precedente

"Por fin se ha hecho y hay que seguir esa estela siempre que se den las circunstancias para hacerlo", deseó el ministro, quien consideró que se debería aplicar de igual manera si ocurriese "en uno de los estadios grandes".

"Todo es fútbol y tiene la misma reglamentación estés en Primera o en Segunda. Lo importante es que, cuando haya motivo y esté justificado, pase donde tenga que pasar", explicó.

Aunque no quiso precisar "dónde está la medida" para parar o no un partido, cuya potestad otorgó exclusivamente al cuerpo arbitral, Guirao se mostró convencido de que "si algún árbitro lo hace sin justificación, se le criticará".

"Este tipo de cosas son crisis positivas de crecimiento, y no pasa nada si alguna vez no estamos de acuerdo. Lo importante es que todo el mundo sepa que se puede hacer, y ya en cada caso se valorará. A veces no se acierta plenamente, pero al final lo que se busca siempre es positivo", añadió.

Uno de los criterios para actuar en casos como el de Zozulya reside en la gravedad del insulto, que será "igual de sancionable" siempre que vaya "contra los valores cívicos y constitucionales".

Asimismo, el ministro valoró muy positivamente la vigente ley contra la violencia y el racismo, al suponer en su día "un gran avance" a raíz de los insultos contra el delantero camerunés Samuel Eto'o en el estadio de La Romareda (Zaragoza). "Es excelente y no creo que haga falta retocarla, pero luego está la práctica y cómo se aplica".

Para Guirao, este trabajo de concienciación debe hacerse "con los clubes, sobretodo, pero también con el tejido asociativo". "Las peñas deportivas tienen perfiles sociales muy transversales y realizan un trabajo educativo fundamental en los jóvenes. Tenemos que intentar ir todos en la misma dirección".

"En España tenemos un nivel cultural y de información que hace que ya no peguen tener este tipo de comportamientos. No hay justificación con nuestros actuales niveles de desarrollo", finalizó.

[Más información: Martín Presa, indignado con la sanción al Rayo: "Es completamente injusta, somos una víctima"]