El diario The Times ha destapado un caso de espionaje que está dando mucho de qué hablar en Inglaterra. Los clubes implicados son el Liverpool y el Manchester City, dos de los equipos más fuertes del campeonato inglés que ya la pasada temporada lucharon hasta el final por alzarse con el título de la Premier League.

Noticias relacionadas

En lo que va de presente temporada, son los reds los que se colocan en la cabeza de la clasificación después de haber conseguido un pleno de victorias en las cinco primeras jornadas. Mientras que el equipo de Manchester se encuentra en segunda posición con diez puntos de los quince posibles.

Liga a un lado, el escándalo llega con esta información publicada por el tabloide británico. El Liverpool pirateó la base de datos de los citizens y ha tenido que pagar por este espionaje un millón de libras a su rival -algo más de 1.100.000 euros-. Fue el equipo de Guardiola el que se dio cuenta de lo que estaba sucediendo y lo denunció.

El Etihad Stadium en una noche sin partido REUTERS

Los hechos

Según esta información revelada en Inglaterra, los de Anfield espiaron, entre junio de 2012 y febrero de 2013, el sistema de scouting del Manchester City. La alerta saltó en el Etihad Stadium después de descubrir que su adversario mostraba interés por el fichaje de Paolo Fernandes -futbolista juvenil por aquel entonces del Zaragoza que acabó fichando por el City-.

Después de que saltase la alarma, el City firmó la contratación de un grupo de expertos informáticos y fueron estos los que descubrieron el hackeo de su base de datos. Esto acabó provocando a la postre que el conjunto de Manchester acelerase en materia de fichajes para hacerse con los servicios, en aquella época, del español Jesús Navas y el brasileño Fernandinho.

[Más información - Guardiola felicita irónicamente al Liverpool tras perder en liga: "Enhorabuena, ¡sois campeones!"]