En un partido de alevines disputado en Portugal, Tiago Tavares, jugador del Grupo Desportivo Samora Correia, fue expulsado por conducta antideportiva. Esto supuso un gran contratiempo para su equipo, pues se vieron obligados a continuar jugando con uno menos, mientras que el joven portugués quiso dar una pequeña lección de personalidad y orgullo propio.

Noticias relacionadas

Consciente de la gravedad de sus actos y del perjuicio que había provocado a su plantilla, el pequeño cogió papel y boli y se puso a escribir una carta para disculparse con el árbitro. El propio Tiago es consciente de que la sanción no se retirará y tendrá que afrontar el castigo pertinente, pero sin ninguna duda, se trata de un gesto que le honra y más aun a esas edades tan tempranas.

A su vez, Tiago también se ha lamentado por no poder ayudar a sus compañeros en el compromiso de este fin de semana, pero considera que el castigo es justo, pues él mismo piensa que no tuvo que actuar de esa forma. Así las cosas, el alevín del Grupo Desportivo Samora Correia ha dado toda una lección de cómo se deben afrontar estas situaciones sin perder la cabeza.

Carta de Tiago

"Estimado árbitro, soy el número 64 del GDSC (Grupo Desportivo Samora Correia) y mi nombre es Tiago Tavares, del equipo sub-11. Le escribo esta carta para pedirle perdón por mi actitud el día 7 de abril de 2019.

Sé que lamentarme y pedir perdón no anula la suspensión, pero es bueno saber reconducir los errores. No conseguiré que mi equipo cuente conmigo para el partido del 13 de abril y tampoco conseguiré tapar la desilusión que he generado a mi entrenador, compañeros, familiares y a mí mismo. Pero sí puedo hacer una cosa. Pedirle perdón y mostrar que estoy seriamente arrepentido. Lamento lo que ha ocurrido. Saludos de Tiago Tavares".

[Más información: El detalle feminista del Liverpool que ha sorprendido al mundo]