El pasado 3 de diciembre, el fútbol femenino hacía historia cuando Ada Hegerberg recibía el primer Balón de Oro femenino. La noruega de 23 años recibía el primer galardón que la prestigiosa revista France Football daba un fútbol que cada vez está más en auge. La futbolista del Olympique de Lyon, en la gala no fue protagonista solo por alzarse con la victoria, también por un conflicto con el animador, que la pedía bailar twerk. 

Noticias relacionadas

En esta ocasión, ha vuelto a ser protagonista, pero por otra causa. La actual mejor jugadora del mundo se perderá el próximo Mundial de Francia, a pesar de que su selección está clasificada. La jugadora ha renunciado a estar en el combinado nacional debido a varios conflictos tanto con el seleccionador como con la Asociación Noruega de Fútbol

La desigualad entre la selección masculina y la femenina en cuanto a salarios hizo que hubiese un amago de plantón por parte de las jugadores y la Asociación de Jugadores. Finalmente se consiguió la remuneración equitativa, pero no fue suficiente, ya que a menos de 100 días de la cita mundialista, Hegerberg no tiene planes de regresar a vestir la camiseta del combinado noruego.  

El seleccionador afirmó en una entrevista que han tratado de resolverlo manteniendo reuniones, sin embargo, no han conseguido el objetivo de que regrese y por ello se resigna y afirma que "debes concentrarte en las que quieren ser parte del equipo y Ada no lo es".

[Más información: Ada Hegerberg gana el primer Balón de Oro femenino de la historia]