La guerra es uno de los grandes problemas que viven los niños en todo el mundo. En los países que la sufren, jugar al fútbol en un ambiente tan hostil supone una actividad muy difícil de llevar a cabo.

Un exfutbolista es consciente de ello y por eso inició un proyecto para que los jóvenes puedan liberarse del estruendo de las bombas y la destrucción por unos minutos, y dedicar tiempo al deporte, concretamente al fútbol.

Erradicar los efectos de la lucha armada en las zonas de conflicto y acabar con el terrorismo son los grandes objetivos que persigue Kashif Siddiqi, un británico de origen pakistaní, creó en 2011 la fundación que lleva su nombre con 11.500 euros puestos de su bolsillo.

Tras formarse como futbolista en la cantera del Arsenal y jugar en Estados Unidos y en la selección de su país, no tuvo suerte con las lesiones y siendo joven anunció su retirada, aunque no le alejó definitivamente los terrenos de juego.

Sus inicios, como los de los niños a los que ahora da una oportunidad, no fueron nada fáciles. Tras la separación de sus padres, Siddiqi y su madre tuvieron que vivir en un coche, con pocos recursos para alimentarse.

El fútbol le dio la oportunidad de revertir la situación, aunque asegura que también ha sufrido momentos malos de  discriminación por su origen. Incluso, en pleno partido de la FA Youth Cup los rivales le marginaron –junto con otros compañeros que no eran blancos- al tener ascendencia pakistaní.

El único apoyo lo tuvo por parte de su entrenador: “Él se negó a salir tras el descanso hasta que el árbitro no hiciese algo para solucionarlo”, sostiene en una entrevista a The Sun

Kashif Saddiqi junto a su madre en un acto Football For Peace

Obras sociales

Concienciado con la importancia del deporte en la realidad que viven los niños, tras su retirada inició la Fundación Kashif Sidiqqi con el objetivo de llevar el fútbol a las comunidades sub-representadas para dar nuevas oportunidad a chicos y chicas con una situación de exclusión social. Además, es embajador de ‘Kick it out’, una organización creada en 1997 y que lucha contra el racismo a través del fútbol y de la educación.

Kashif Saddiqi junto a Usain Bolt Football For Piece

Visto el éxito de las campañas solidarias que encabezó Siddiqi, en 2013 se lanzó a crear su proyecto más ambicioso. Football For Peace es un proyecto que se enmarca dentro de las iniciativas deportivas de las Naciones Unidas para el Desarrollo y la Paz.

En el proyecto también colabora, Elías Ricardo Figueroa, exfutbolista chileno que llegó a jugar 47 partidos con el combinado nacional. Juntos consiguieron el respaldo inicial del Príncipe Alberto de Mónaco para sacar adelante el proyecto.

Apoyo de personalidades

Con esfuerzo y dedicación en numerosos países en situación de conflicto, ya son numerosas personalidades las que se han pronunciado a favor de los diferentes partidos benéficos que organizan. Ronaldinho, Pelé, el Príncipe William de Inglaterra y hasta el propio Papa Francisco I han sido embajadores de sus partidos. 

Kashif Saddiqi junto a Francisco I Football For Peace

Uno de los encuentros más especiales para Siddiqi se jugó en 2015, cuando consiguieron organizar un partido entre un combinado de jugadores de Afganistán y el Reino Unido, que estaba dirigido por el mítico entrenador Harry Redknapp, y un equipo formado por personalidades de las Naciones Unidas.

Este encuentro se producía meses después de que ocurriesen los atentados de Londres, Manchester, París, Niza, Barcelona, Bruselas y Estocolmo, por lo que la reivindicación que persiguió Siddiqi en 2013 se hizo realidad dos años después.

En este 2019 pretende organizar otro encuentro especial en el que participará el Príncipe Williams y el presidente de Liberia George Weah. Su objetivo: seguir recaudando fondos para las diferentes obras sociales que deben llegar a las zonas más desfavorecidas del mundo.

Es ahí donde radica su lucha. La erradicación del odio entre los más pequeños en zonas de conflicto es el motivo por el que Football For Peace ha puesto en marcha el proyecto Football Saves Lives.

Mediante la organización de torneos la organización consigue financia proyectos educativos que para los más pequeños, una iniciativa pionera que surgió de las vivencias de un joven que luchó por su sueño de ser futbolista pese a la discriminación y ahora está dispuesto a que ninguno niño pase por eso.

[Más información: Debate en la Premier por el VAR: Chicharito marca con la mano y sube al marcador]