El fútbol está en constante reconversión para atraer a un público cada vez más amplio. Luis Rubiales ha sorprendido con una iniciativa para cambiar la Supercopa de España tal y como ahora se conoce.

Noticias relacionadas

El presidente de la RFEF ha decidido crear un nuevo modelo que se pondrá en práctica a partir del próximo verano y que traerá consigo importantes novedades como una final a cuatro y que se dispute fuera del territorio nacional.

La iniciativa aún no es una realidad ya que primero deberá someterse a la valoración de la Asamblea General Extraordinaria, que tendrá lugar el próximo mes de abril. Si esta da su visto bueno, el nuevo formato de la Supercopa de España se estrenará con el inicio de la próxima temporada 2019/2020. En este órgano que tendrá la decisión final están representados veinte clubes profesionales en estos momentos.

Luis Rubiales no tendrá que 'ponerse de acuerdo' con Javier Tebas para sacar adelante su propuesta, ya que el torneo es competencia exclusiva de la Real Federación Española de Fútbol, no de LaLiga. Para conocer al detalle el plan del presidente del máximo estamento del fútbol español hay que apuntar seis claves.

Formato

Bajo el actual modelo se enfrentaban el campeón de La Liga con el de la Copa del Rey. Ahora, esto cambiaría para implantarse un modelo estilo Final Four.

Se disputarían en total tres partidos. Uno entre el ganador del campeonato doméstico y el subcampeón de Copa del Rey, otro entre el segundo de La Liga y el campeón de la competición copera y, por último, la gran final entre los vencedores de uno y otro encuentro. Lo que no habría es duelo por el tercer y cuarto puesto.

¿Quiénes juegan?

Como hasta ahora, los dos equipos que tendrían asegurada su plaza en esta Final Four serían los ganadores de La Liga y de la Copa del Rey. A ellos se sumarían el segundo en el campeonato liguero y el subcampeón de la competición copera. En caso de coincidir alguno de los diferentes clubes, se pasaría al histórico del torneo copero.

Sergio Ramos y Leo Messi se saludan tras El Clásico de Copa REUTERS

Bajo este nuevo formato parece evidente que, prácticamente, cada verano la afición podría disfrutar de un nuevo Clásico. Real Madrid y Barcelona suelen jugarse los títulos, uno de ellos estará seguro en la final de la Copa del Rey esta temporada, por lo que pasaría directamente a esta Final Four pase lo que pase en el Benito Villamarín -sede de la final copera 2018/2019-.

Las opciones de vivir un duelo entre los dos grandes del fútbol español en cada periodo estival ascienden con la propuesta de Luis Rubiales. Culés y blancos podrían verse en el partido de semifinales o en la mismísima final, en función de cuál fuera el camino gracias al que se clasificaran para la Supercopa.

¿Quién hubiera jugado esta temporada?

Sevilla y Barcelona se vieron las caras en la última Supercopa de España. Los de Ernesto Valverde se llevaron la victoria y el título por 1-2 con goles de Gerard Piqué y Dembélé, además del tanto de Sarabia para el cuadro hispalense. Este partido hizo historia al disputarse fuera de las fronteras españoles, ya que se celebró en Tánger.

De haber sido una final a cuatro, además del Barça y el Sevilla, hubieran disputado el torneo el pasado verano el Atlético de Madrid, como segundo de La Liga y se hubiese tenido que acudir al histórico de la Copa para dilucidar el cuarto equipo en luchar por el título, ya que el subcampeón fue el conjunto andaluz también.

Problemas en el calendario

La Final Four se disputaría, previsiblemente, cuatro o cinco días antes del comienzo de La Liga. Esta duraría entre cuatro o cinco días. Javier Tebas no ha dudado en quejarse por la propuesta de Rubiales ya que, según él, podría afectar al campeonato nacional español: "Es una nueva ocurrencia, que se toma sin saber los efectos que tiene y generando falsas expectativas".

Javier Tebas, presidente de La Liga Zipi EFE

La problemática con el calendario es notable. En verano hay tanto competiciones UEFA como de la FIFA. La fase premilinar de la Champions League arranca el 25 de junio, mientras que la de la Europa League lo hace el 27 de ese mismo mes.

Al hablar de una Final Four que duraría varios días, esta podría chocar con la final de la Supercopa de Europa. Además, hay que contar con las competiciones de selecciones como los veranos que haya Eurocopa o Mundial.

Virus FIFA veraniego

Otro de los grandes problemas que presenta el modelo de Luis Rubiales es el poco descanso de los futbolistas. El verano que viene se disputa, por ejemplo, la Copa América.

La final del torneo se disputa el 7 de julio, por lo que los internacionales que debiesen disputar también la Final Four de la Supercopa de España tendrían menos de un mes para recuperar. Lo más probable es que fuesen baja y pudiesen disfrutar así de su periodo de vacaciones.

Algunos de los futbolistas más importantes de los grandes ya en año de Mundial o Eurocopa se reenganchan a los entrenamientos de sus respectivos equipos más tarde.

De esta manera, lo que será complicado que estén listos si la Final Four se celebra la primera semana de agosto. El poco descanso de los profesionales puede ser un gran hándicap en su rendimiento a lo largo de la temporada.

'El Clásico' Real Madrid - FC Barcelona en Miami

Exportar la marca España

"Una fiesta del fútbol", bajo este lema quiere difundir la Supercopa de España el presidente de la RFEF. La Final Four se jugaría fuera del territorio nacional, como ya ocurrió el pasado verano.

Así lo anunció el propio Rubiales cuando hizo pública su iniciativa. Llegar a un mayor número de aficionados, que los seguidores de otros países puedan disfrutar en primera persona de los mejores clubes españoles. Ese es el sueño por cumplir del presidente de la Real Federación Española de Fútbol.

[Más información: La nueva Supercopa de España de Rubiales: una 'Final Four' fuera de España]