Inglaterra se ha visto sacudida por un suceso lamentable que ha involucrado a un jugador de la tercera división de fútbol inglesa. Niall Mason, jugador del Doncaster Rovers, era denunciado por una mujer tras un supuesto abuso sexual. La denunciante alegaba que el deportista había metido la mano por debajo de su jersey y el sujetador y la había tocado.

Noticias relacionadas

La mujer acudió tras el incidente a la comisaría para denunciar el hecho. Mason fue citado para dar su versión, y aunque admitió que había bebido y que estaba en el bar, pero no el abuso sexual. Sin embargo, el día en el que comenzaba el juicio se declaró culpable del delito de agresión sexual, y es que las pruebas eran irrefutables ya que, según relató el fiscal, "el sostén fue enviado para su examen, y se tomó una muestra del lado derecho. El ADN coincidía con el del demandante y el acusado".

El fiscal continuó relatando los hechos. Un amigo de Mason se acercó a la chica y le dijo: "¿qué hay de mi compañero de allí?". La mujer rechazó cualquier tipo de acercamiento, pero el hombre insistió destacando que era un futbolista profesional y ganaba más de 4.500 euros semanales.

Sin embargo, la mujer se volvió a negar, algo que no impidió a Mason acercarse. El fiscal aseguró "el acusado agarró el cabello de la mujer y la atrajo hacia él. Ella trató de alejarse, y él continuó tirando de su cabello. Ella le dijo: 'Tengo novio'", pero continuó. Además, afirmó que "la mujer estaba completamente sorprendida y simplemente paralizada", y añadió que "ella le dijo a su amiga: 'él me está tocando' y su amiga le quitó la mano". Tras esto, la mujer acudió al personal de seguridad y le contó lo sucedido.

Niall Mason. Foto: doncasterroversfc.co.uk

Seis meses de cárcel y dos años de suspensión

El juez encargado del caso no mostró ningún tipo de compasión por el acusado. Jeremy Richardson destacó que "la gente admira a los futbolistas, con razón o sin ella, especialmente a los jóvenes, y lo verán en los periódicos. Qué ejemplo tan terrible establecerá. Lamentablemente, una vez más, ha llevado la ocupación de ser un jugador profesional a desprestigiar".

Finalmente, el juez decidió sancionar a Mason con seis meses de cárcel y dos años de suspensión. Además, estará dentro de la lista de delincuentes sexuales los próximos siete años y pagará una multa de más de 3.000 euros.

El Doncaster le ha suspendido

Su equipo no ha tardado en reaccionar. El Doncaster Rovers ha comunicado que "ha suspendido a Niall Mason el martes por la tarde y está investigando todos los asuntos de acuerdo con los procedimientos internos y los requisitos contractuales de EFL después de su condena por agresión sexual en el Tribunal de la Corona de Sheffield".

Además, afirman que "Mason había insistido en que era inocente de la acusación desde que se hizo la acusación inicialmente, y el club había procedido sobre esa base bajo el principio de inocente hasta que se probara su culpabilidad". Tras esto, han anunciado que "nadie del club hará más comentarios hasta la conclusión de este proceso".

[Más información: La camarera que denunció a Keisse por abuso sexual: "No lo hice por dinero"]